De Bologna (Italia) a Huesca (España), 1325 kilómetros, por 600 euros

Fenadismer denuncia el abuso en los precios que perciben los transportistas. “Cargadores y operadores logísticos están aprovechando la situación de crisis en que se encuentra el país para ofertar portes con precios temerarios, que no cubren ni el 50% de los costes de explotación. Es necesario establecer un sistema que garantice que los transportistas perciban un precio mínimo que le permita al menos cubrir sus costes, sancionando a las empresas que lo incumplan”, afirman desde Fenadismer.

Tras la situación de crisis que vive nuestro país por el covid-19, Fenadismer en las últimas semanas viene analizando con enorme preocupación la situación en que se encuentra el mercado del transporte por carretera, en el que grandes empresas cargadoras y operadores logísticos están imponiendo a los transportistas trabajar en condiciones económicas precarias con total impunidad, percibiendo por sus servicios prestados contraprestaciones económicas que no sólo no permiten obtener una mínima rentabilidad, sino que ni siquiera llevar a cubrir los costes directos del servicio, produciéndose en algunos casos bajas temerarias de hasta un 50%, que encima se agravan por la falta de retornos para regresar a sus lugares de residencia por el desajuste entre oferta y demanda de la mercancía a transportar respecto a la situación anterior a la situación de confinamiento y reducción de la actividad económica en que se encuentra nuestro país y el resto de países europeos.

“Baste a título de ejemplo consultar las ofertas que los transportistas están encontrando en las principales Bolsas de cargas por internet que operan en España, en las que se encuentran servicios de transporte a realizar absolutamente abusivos: viaje de Bologna (Italia) con destino Huesca (España), con una distancia total de 1325 kilómetros, para llevar 24 toneladas por 600 euros, lo que supone pagar el kilómetro recorrido a tan sólo 43 céntimos. O en transporte nacional, un viaje de Barcelona a León, que distan 815 Kms, por un precio de 500 euros, esto es, 61 céntimos por cada kilómetro”.

Para evitar estos abusos Fenadismer insiste en que es perfectamente legítimo, y compatible con el libre mercado, el establecimiento de los controles necesarios en el mercado que evite las situaciones de dumping empresarial, de tal modo que todo aquel que participe lo haga en condiciones económicas tales que no supongan su ruina o su quiebra segura. Por ello, al igual que se reguló para los agricultores y ganaderos por el Gobierno hace unos meses, debe garantizarse que el precio que los transportistas perciban por su servicio cubra al menos su coste de producción.

Por ello, Fenadismer reitera una vez más su “reivindicación de establecer un sistema que garantice que los transportistas perciba un precio mínimo que le permita al menos cubrir sus costes, sancionando en caso contrario aquellas conductas que induzcan a incumplir dichos objetivos, que se consideran básicos para una regulación ordenada y leal del sector y por su incidencia directa en la seguridad vial. Cabe recordar que tales costes mínimos ya están calculados y actualizados por el Ministerio de Transportes mediante la aprobación y publicación trimestral del Observatorio de Costes, según se recoge expresamente en la vigente Ley de Contrato de Transportes Terrestres”

Fuente: logisticaprofesional.com (26/5/20) Pixabay.com