El calendario Pirelli, más de 50 años como objeto de deseo

calendarioEn 1964, el retratista de los Beatles, Robert Freeman, reunía a tres modelos en Mallorca. En la isla balear comenzaba el que, a la postre, se convertiría en el referente de los calendarios, el de la marca de neumáticos italiana Pirelli.

El almanaque nacía, paradójicamente, como iniciativa de su filial británica, que contaba con gran independencia de su matriz, como una campaña de marketing para distanciarse de su competencia. Durante sus 51 años de historia, con un parón de nueve ediciones debido a la crisis del petróleo de los años setenta, The Cal, así se le conoce, se ha convertido en un icono de la moda y en un avance de los cambios de la sociedad occidental.

El contexto en el que se editaron los primeros números coincidió con la ebullición contestataria y cultural. Con el paso del tiempo se ha convertido en un objeto de colección debido al componente artístico de los retratos, el renombre de sus fotógrafos y el nivel de las top model que han pasado por sus páginas. Es conocido por romper con los tabúes sociales, como así ha demostrado este mismo año al incluir a Candice Huffine, la modelo de tallas grandes más cotizada del mundo, entre su elenco de retratadas, acabando con el estereotipo de la modelo de perfectas medidas 90-60-90.

Cronología

1964. Pirelli UK Limited, la filial británica de la firma, en su búsqueda de una campaña de marketing que le diferencie de la competencia, crea el primer calendario Pirelli. El retratista de los Beatles, Robert Freeman, fue el elegido.

1969. El fotógrafo Harri Peccinotti, que ya había debutado en esta publicación el año anterior, decide prescindir de modelos y elige a bañistas de las playas californianas.

1972. Una mujer se encarga por vez primera vez de los retratos:Sarah Moon, quien rompió algunos tabúes de la época.

1974-1984. La edición del calendario se suspendió durante nueve ediciones. El anuncio suscitó en los medios de comunicación más revuelo que su propio lanzamiento. En esta época se editaron recopilaciones y antologías

1984. Se vuelve a editar el calendario. En esta ocasión, de la mano de Uwe Ommer, se recuperan, aunque de forma sutil, alusiones al producto, el neumático.

1988. Aparece el primer posado masculino. Se encarga de retratarlo Barry Lategan.

1998. Bruce Weber apuesta por las estrellas cinematográficas y musicales masculinas: Robert Mitchum, John Malkovich, BB King o Bono, entre otros.

2007. Fue el turno de las estrellas cinematográficas femeninas: Sofía Loren, Penélope Cruz, Hilary Swank o Naomi Watts. Las fotografías las firmó el dúo holandés Inés y Vinoodh Matadin.

2008. El calendario, siempre atento a los cambios sociales, viaja a Asia, el nuevo centro económico mundial. En concreto, a Shanghai, de la mano de Patrick Demarchelier.

2014. La edición de este año fue especial por cumplirse el medio siglo del calendario. Se recuperó un almanaque inédito de 1986. Durante todo el año 2013 se sucedieron exposiciones, sesiones de fotos y eventos conmemorativos del aniversario.

El calendario Pirelli no está a la venta, lo que le da un halo de misterio mucho mayor. Se distribuye entre los clientes más exclusivos de la marca y la presentación de sus distintas ediciones se convierte en un evento dentro de el mundo de la moda.

Tal es el entusiasmo que levanta desde siempre, que en 1975 una serie completa del primer decenio de The Cal se subastó en Christie’s de Londres por 2.000 libras (2.500 euros), superando en cotización a una obra de Andy Warhol vendida en la misma ocasión. Además, varias ediciones han sido subastadas en distintas galas benéficas. “La clave está en el deseo. Uno quiere algo que sea escaso, limitado”, explica Andrea Imperialli, director de imagen y marca de Pirelli. Por esta razón, cada año solo se editan 17.000 calendarios. “La escasez le da prestigio y visibilidad”, defiende.

La marca divide la historia de su publicación en tres épocas. La primera, desde su creación hasta su momentánea desaparición en 1974, estuvo marcada por el creciente éxito de los Beatles, la música rock y las minifaldas. Pero también por las protestas estudiantiles en todo el mundo.

Tras esta época, llegó la crisis económica y la desaparición del calendario. El anuncio de su suspensión provocó más revuelo que el lanzamiento de uno de sus números. Durante los largos nueve años sin ver la luz, el recuerdo se mantuvo vivo, ya que se editaron antologías y libros sobre la corta historia de The Cal.

El director artístico Martyn Walsh fue el encargado de recuperar el calendario para todos sus seguidores en 1984. En esta nueva entrega, la filosofía de Pirelli se mantuvo intacta:siguió reflejando los cambios sociales, por ejemplo, con almanaques dedicados a la mujer negra (1987) o con protagonistas masculinos (1988). The Cal volvía a recuperar el esplendor de tiempos pasados.

Y fue, a partir de 1994, cuando la dirección artística del calendario cambia de manos: pasa de la filial británica a la central italiana. Del Reino Unido a Italia, el país del marketing. La imagen del grupo se renovó y la publicación tuvo mucho que ver en ello. Grandes nombres del cine, como Isabella Rossellini, Catherine Deneuve o Sofía Loren, han posado ligeras de ropa para las páginas del calendario en los últimos veinte años. También lo han hecho hombres como los actores Robert Mitchum y John Malkovich o el cantante Bono, que estuvieron presentes en la edición de 1998. En su medio siglo de vida, se han publicado miles de artículos, reportajes fotográficos y documentales sobre el impacto social y cultural de esta publicación. El producto a vender, los neumáticos, pasa a un segundo plano, sobrepasado por la relevancia y calidad artística.

En total, se ha editado 41 números, han participado 31 fotógrafos (nueve de ellos han repetido), como el ya mencionado Robert Freeman, Sarah Moon, o Annie Leibovitz. Desde 2006, la House of Photography de Moscú expone las instantáneas del calendario del año.

Pugna entre fotógrafos y el neumático como protagonista

En 2014 el calendario Pirelli celebraba su primer medio siglo de historia. Con motivo de esta conmemoración se preparó una edición especial que resultó no ser tan novedosa. La firma decidió recuperar un trabajo de Helmut Newton, realizado en 1985, pero que nunca llegó a ver la luz.

Aquel año, Pirelli Italia confió en el alemán, que venía de convertirse en una celebridad gracias a su libro Big Nudes (1981). Era el intento de la matriz por hacer suyo un proyecto nacido en Reino Unido.

Sin embargo, al mismo tiempo, los británicos habían encargado el trabajo al fotógrafo norteamericano Bert Stern, conocido por retratar a Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor o Audrey Hepburn. El objetivo, en aquella ocasión, era unir la marca con las estrellas de Hollywood.

En cambio, los italianos habían dado rienda suelta a Newton para realizar su trabajo con una sola condición: en las fotografías tenía que aparecer algún neumático, algo que hasta aquel momento no se producía.

Las primeras fotos se tomaron en el Gran Premio de Montecarlo de 1985. Posteriormente, el equipo se trasladó a la Toscana. Entre los viñedos y la campiña, Newton consiguió la ambientación que deseaba. Entre sus modelos se encontraban las verdaderas divas del cine italiano:Silvana Mangano, Lucía Bosé y Sofía Loren.

La estilista del proyecto era Manuela Pavesi, quien pronto se convirtió en una ayudante inseparable del fotógrafo alemán, y en guionista de la historia que Newton pretende relatar. Ambos comparten un punto de vista profundamente transgresivo e instintivo.

Tal es la unión entre ambos que, cuando el fotógrafo tuvo que abandonar el estudio de producción por motivos familiares y regresar a Montecarlo, fue Pavesi la que tomó el relevo tras la cámara, siguiendo siempre los mandatos del alma mater del proyecto.

Finalmente, se decidió que fuese el trabajo del briánico Stern el que retratase a la marca en 1986. Los posados de Newton se archivaron, cual joya de la familia, a la espera del momento idóneo para ver la luz. Pirelli pensó que medio siglo de la compañía bien lo valía. El calendario de 2014 respetaba el proyecto original del alemán, mezclando 29 imágenes tomadas entre bastidores que acompañaron a las 12 hojas del almanaque.

Fuente: Cincodias.com (11/8/14)