El dudoso peso del oro

Que no es oro todo lo que reluce está claro, pero lo que ya no era tan obvio es que el 60% de las balanzas utilizadas en los establecimientos dedicados a la compraventa de este metal precioso son imprecisas o no se ha podido determinar su fidelidad por la negativa de sus propietarios a que fueran revisadas. Un informe de la Dirección General de Industria destapa que, durante una inspección sorpresa el pasado marzo a 29 locales en los que había un total de 37 balanzas, solo 4 de cada 10 aparatos de precisión señalaban el peso correcto.

El estudio desvela, igualmente, que algunos de los propietarios de los negocios mantuvieron una actitud “violenta” hacia los inspectores, que tuvieron que abandonar los locales sin poder llevar a cabo su trabajo. La Comunidad anuncia ya que va a incoar expedientes sancionadores a todos los comercios cuyos instrumentos de precisión no pesaron adecuadamente o no pudieron ser analizados, con multas entre los 3.000 y 12.000 euros, además de avanzar el posible cierre de diversos locales.

La Comunidad de Madrid ignoraba ayer cuántos establecimientos de compraventa de oro han florecido en Madrid a la luz de la crisis. Son miles las personas que cada día se ven obligadas a venden sus joyas para sobrevivir, lo que ha provocado una auténtica eclosión de este tipo de negocios. “Estamos hablando de que a estos locales acude gente a la que ya les queda muy poco y que se desprenden de las alhajas familiares por necesidad. Quizás eso sea lo más tremendo de la historia”, señalan fuentes de la Dirección General de Industria. “Para ellos, una desviación, no ya de gramos, sino de miligramos, es muy importante”, inciden.

El Gobierno regional anuncia multas y el posible cierre de locales infractores

Según las fuentes consultadas, existen dos tipos de básculas en estos establecimientos: las tradicionales y las digitales. En ambas, siempre según el informe oficial, se han hallado irregularidades. “Los pesos no estaban homologados o los instrumentos de medición eran defectuosos. En otros casos, ni siquiera se pudo llevar a cabo la comprobación por la negativa de los dueños de los locales”, aseveran.

Y es que la actitud violenta de algunos de los propietarios hizo que la Comunidad de Madrid paralizase finalmente las inspecciones. Industria quería, en principio, revisar 50 establecimientos, pero la campaña quedó reducida a solo 29, a la espera de que la Delegación de Gobierno les entregue un listado con todos los locales donde se comercia con oro y joyas, ya que están obligados a notificar su funcionamiento a este organismo del Gobierno central.

Cuando se tenga la lista completa, la Comunidad de Madrid les enviará un escrito informándoles sobre la normativa vigente en materia de metrología y las obligaciones que conllevan. Transcurrido un tiempo, se volverá a retomar la campaña de inspección.

Además de las inspecciones llevadas a cabo por Industria, tanto la Policía de Parla como la Policía Municipal de Leganés han realizado diversas actuaciones en este tipo de establecimientos. En Parla, por ejemplo, los agentes han realizado un total de 11 inspecciones y en Leganés, 2. En todos los casos, se han encontrado irregularidades y se ha abierto un expediente informativo.

Todas las básculas, balanzas e instrumentos de precisión que se usen con fines comerciales tienen que superar un procedimiento de homologación y evaluación de conformidad cada dos años o cada vez que sean reparadas o modificadas. De esta manera, se comprueba que mantienen las características metrológicas en lo referido a los niveles de errores máximos permitidos y que están conformes a la reglamentación y a los modelos y diseños aprobados.

Fuente: Elpais.com (9/4/13)

Etiquetas: