El fraude en los neumáticos tiene un sobrecoste de 4,6 millones

14616232-tire-fondo-de-la-pila-enfoque-selectivoEl fraude en la gestión de neumáticos usados supuso un sobrecoste de 4,6 millones de euros en 2012.

Así lo explica Signus, el Sistema Integrado de Gestión que se encarga de la recogida de estos productos y que sólo durante el año pasado gestionó 157.552 toneladas de neumáticos, lo que supuso un desequilibrio del 21,9 por ciento respecto a las 141.767 toneladas que fueron puestas en el mercado, traducido en una caída de las ventas del 12,6 por ciento.

Esta situación viene provocada por aquellos productores que ponen neumáticos de reposición en el mercado español y que no se responsabilizan de su gestión ambiental, tal y como obliga la normativa vigente. Una práctica cada vez más habitual en este sector, ya que según los datos facilitados por Signus, el desequilibrio producido por el fraude ha crecido 14,5 puntos porcentuales desde 2010, cuando se registró una oscilación del 7 por ciento, que en 2011 se incrementó hasta el 17 por ciento.

Esta situación afecta directamente al consumidor, ya que el sobrecoste se traslada al precio final del producto, lo que genera un encarecimiento que no favorece en absoluto al sector, que ha visto cómo la crisis terminaba afectando al mercado de reposiciones. De hecho, la demanda de neumáticos de ocasión en España experimentó un aumento del 7,5 por ciento en 2012, frente a la caída del 9,6 por ciento de la recogida de neumáticos usados.

En este sentido, Signus explica que las vías de fraude más comunes en España se centran en las adquisiciones intracomunitarias o importaciones de neumáticos que no se declaran. Asimismo, afecta notablemente la venta online de ruedas procedentes del exterior, al igual que la venta de neumáticos usados procedentes de los desguaces.

Valorizar los residuos

Entre las funciones clave de este Sistema Integrado de Gestión, que arrancó su actividad en el año 2006, destaca la de revalorizar los residuos, convirtiendo un neumático usado en el césped artificial de un campo de fútbol o en la suela de un zapato.

En este sentido, Signus asegura que de las 157.552 toneladas de residuos gestionadas en 2012, un 12 por ciento se destinó a reutilización en el mercado de ocasión o recauchutado, mientras que el 88 por ciento restante se dedicó al reciclaje y la valorización. Concretamente el 56 por ciento de las toneladas que fueron recicladas terminaron como valorización material y el 32 por ciento restante se utilizó para la fabricación de cemento o generación de energía eléctrica gracias a la valorización energética.

Según los datos aportados por los gestores contratados por Signus para el reciclaje, el principal destino del granulado de caucho continúa siendo el relleno en los campos de fútbol de césped artificial con un 44 por ciento, aunque este porcentaje ha disminuido un 30 por ciento respecto al año anterior por la escasa inversión pública, que ha provocado un notable aumento de la exportación hasta el 22 por ciento. De igual forma, el uso de este material en parques infantiles y mezclas asfálticas descendió en 2012 de manera importante, situándose sus porcentajes en el 6 por ciento y el 5 por ciento, respectivamente.

Fuente: Eleconomista.es (5/9/13)