El grupo de transportes Llácer y Navarro entra en concurso por una multa

El grupo Llácer y Navarro, uno de los más grandes de España en el sector del transporte por carretera con una facturación de 170 millones de euros, ha sido declarado en concurso voluntario de acreedores por el juzgado de lo Mercantil número 1 de Valencia. 

El concurso afecta a la matriz y a sus dos filiales, Oliva Logística y Transports Canyaes, según ha publicado este lunes el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Según ha explicado la empresa, su situación de falta de liquidez se debe a un expediente sancionador del Ministerio de Trabajo tras una inspección laboral que determinó que 290 transportistas que prestaban servicios en exclusiva para el grupo como autónomos debían figurar como personal por cuenta ajena.

La sanción ascendía a casi 7 millones y obligaba a dar de alta como trabajadores a estos conductores.

Según fuentes de Comisiones Obreras, la empresa ha asegurado a los sindicatos que el concurso «es de continuidad», debido a la necesidad de adaptarse a la nueva situación, ya que a los autónomos les pagaba a 90 días y los conductores ahora en plantilla le cuestan más, por las cotizaciones sociales, y se les paga al mes, a lo que hay que añadir el pago de la multa.

La empresa a transmitido también que, de momento, no presentará un expediente de regulación de empleo (ERE), en contra de lo que se había rumoreado. El grupo de las familias Llácer y Navarro, con sede en Oliva (Valencia), tiene unos 700 trabajadores, de los que 425 son conductores.

Fuente: El Economista (14/3/2012)