El nuevo secreto de Fernández Pujals (Jazztel)

jazztel orangeEn el currículo de Leopoldo Fernández Pujals, además de haber combatido en Vietnam, figura una brillante carrera como inversor. El empresario que inventó Telepizza se halla a punto de dar su segunda gran campanada empresarial si se confirma la compra de la compañía que preside, Jazztel, por parte de Orange: multiplicará la inversión realizada en esta firma.

Fernández Pujals posee en la actualidad un 14,48% del capital de Jazztel, según los datos que comunicó anoche a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Ese paquete tiene un valor cercano a los 500 millones de euros, a razón de 13 euros por acción, el precio al que la firma francesa Orange lanzará la opa. El presidente de Jazztel, de origen cubanoespañol pero nacionalizado estadounidense, se hizo en 2004 con casi un 25% del capital por 61 millones cuando los títulos valían el equivalente a 2,56 euros —el precio de entonces eran 0,256 euros, pero hubo una agrupación de acciones o contrasplit que redujo el número de títulos y elevó el valor de cada uno de ellos—. Luego suscribió otro paquete de títulos al equivalente a 1,2 euros en una ampliación de capital, con lo que abarató el precio medio de su participación. En 2010, vendió otro grupo de acciones para hacer frente a compromisos financieros.

La entrada del inversor en Jazztel ya se produjo años después de una sonora operación con enormes plusvalías: en 1999, completó la venta de sus acciones en Telepizza, un negocio que había fundado 11 años antes con una tienda en Madrid y un capital de 62 millones de pesetas (372.000 euros), por casi 60.000 millones de pesetas (360,6 millones de euros). Había comenzado su desinversión en 1996, cuando en pleno auge de la comida rápida, sacó la cadena de pizzerías a Bolsa.

Usó 61 millones de esos 360 millones obtenidos para entrar en Jazztel, que estaba al borde de la quiebra. El olfato de Pujals funcionó. Poco más de 10 días después de su desembarco, las acciones de la compañía se revalorizaron un 56% y su participación, lograda con el pago de aquellos 61 millones, se disparó a 93. Jazztel, no obstante, era una de las víctimas de la burbuja tecnológica, que había sufrido un durísimo desplome desde 2001. Desde entonces, la mejora de las cuentas de la compañía ha reconciliado a la firma fundada por Martin Varsavsky con el mercado y sus acciones han ido subiendo en el mercado hasta colocarse en los citados 12 euros.

Cuando salió de Telepizza y entró en Jazztel, la idea que defendió es que “el secreto está en la red”, en sintonía con el eslogan de la famosa cadena de pizzerías. “Jazztel me ha caído del cielo; ella tiene todo lo que yo no tengo, —un buen negocio que rentabilizar— y yo tengo todo lo que a ella le falta —dinero y capacidad de impulso”. Ahora falta saber cuál es el nuevo secreto de Pujals.

Fuente: Elpais.com (15/9/14)