El profesor que robó 11 millones de dólares

“Aunque los salarios y los beneficios han mejorado enormemente en los últimos 20 años, todavía no son rival para lo que las personas pueden ganar en otras profesiones y en el mundo de los negocios”. El 10 de octubre de 1999, Frank Tassone, superintendente del distrito escolar de Roslyn, en Long Island (Nueva York), escribió un artículo de opinión en The New York Times en el que se quejaba airadamente de los sueldos escolares en Estados Unidos. “Además de ese menor potencial de ganancias, el trabajo es muy desafiante, y se vuelve más desafiante cada año”, defendía Tassone, que había llegado a Roslyn en 1992 y que había hecho una labor de promoción educativa encomiable, impulsando la escuela de Roslyn desde lugares modestos a ser, en 2004, considerada por The Wall Street Journal como la sexta mejor escuela pública de Estados Unidos. Aquel puesto de honor de 2004 llegó un mes antes de que Tassone fuera detenido por robo: el educador había hecho caso a su propia demanda salarial y, con 11,2 millones de dólares desviados, estaba en el epicentro del mayor desfalco escolar público de la historia estadounidense. Ahora HBO estrena La estafa, película protagonizada por Hugh Jackman que reconstruye el auge y caída de ese mito educativo.

Nacido en el Bronx, Tassone es uno de esos personajes que cristalizan las grandezas y miserias del sueño americano. Desde que se unió al distrito escolar de Roslyn en 1992, se convirtió en alguien muy popular. Introdujo el servicio comunitario para los estudiantes de secundaria o idiomas extranjeros para los más pequeños. Amante de la obra de Charles Dickens, consiguió multiplicar por diez el número de miembros del club literario Dickens Fellowship de Nueva York. En la mejor época de su mandato, casi todos los estudiantes de Roslyn completaban secundaria y el 95% de ellos entraba en la universidad. Pero algo no cuadraba: adquiría trajes a medida y coches caros mientras las demandas de dinero de Tassone y su equipo no paraban de crecer.En la mejor época de su mandato, casi todos los estudiantes de Roslyn completaban secundaria y el 95% de ellos entraba en la universidad. Pero algo no cuadraba: Tassone adquiría trajes a medida y coches caros

En octubre de 2002, se descubrió que la ayudante de Tassone, Pamela Gluckin (la actriz Allison Janney, en La estafa), había robado 250.000 dólares. Tassone convenció a la junta escolar de no presentar cargos contra Gluckin. En realidad, se protegía a sí mismo. En 2004, una carta anónima llegó a los periódicos locales acusando a Tassone de robar dinero de la escuela. “Creemos que el doctor Frank Tassone participó en el escándalo de malversación para mantener su fastuoso estilo de vida”, decía. No se sabe quién envió la carta, pero sí que varios alumnos del periódico escolar estaban investigando por su cuenta. Tras la carta aparecieron las denuncias, y Tassone dimitió el día en que se supo que un contratista al que la escuela pagó 800.000 dólares era un socio suyo. Todo salió a la luz: 74 tarjetas de crédito no fiscalizadas entre el equipo de Tassone, coches, casas, apartamentos de lujo en Las Vegas… En total, 11,2 millones de dólares desfalcados mientras la comunidad aplaudía la labor educativa del distrito.

En la ficción de HBO, además de los actores (los citados Jackman y Janney, Ray Romano…) hay otro nombre con especial interés, el del guionista, Mike Makowski, que era alumno de Roslyn cuando Tassone fue arrestado. «Aunque la película se llame Bad Education [su título original], lo cierto es que recibí una educación increíble allí”, ha declarado el guionista a Vanity Fair. “Y creo que es en gran parte, y extrañamente, gracias a ese hombre”. Makowski sostiene que, al investigar, al hablar con el entorno del superintendente (excepto con él mismo), al leer los artículos de opinión que Tassone escribía en el periódico estudiantil, se encontró con un hombre apasionado por la educación, con un compromiso casi inagotable con sus alumnos. Un perfil difícil de conciliar con el del ladrón de guante blanco.“Espero que las madres y padres trabajadores de Roslyn también recuerden cuánto mejoraron las escuelas como resultado de mi liderazgo. Sus valores inmobiliarios han aumentado como en ninguna otra parte del país», escribió Tassone tras su detención

“Espero que las madres y padres trabajadores de Roslyn también recuerden cuánto mejoraron las escuelas como resultado de mi liderazgo. Sus valores inmobiliarios han aumentado como en ninguna otra parte del país. La población estudiantil aumentó un 33% durante mis 12 años en el distrito”, escribió Tassone en la prensa local en 2005. Tras declararse culpable de los millones robados, Tassone fue sentenciado a cárcel en 2006 y en 2010 obtuvo la libertad condicional. De acuerdo a la ley, en EE UU los administradores tienen derecho a recibir su pensión a pesar de las condenas por delitos graves. En el caso de Tassone, ingresa 173.495 dólares anuales.

El artículo de 1999 en el que el educador hacía públicas las demandas salariales del sector en The New York Times terminaba así: “¿Dónde estaremos dentro de 10 o 20 años si continúa esta escasez de educadores cualificados? Desde luego, no en el camino hacia una nación mejor educada, cada vez más tolerante y más próspera”. Veinte años después de aquello, independientemente de lo tolerante o próspera que sea la sociedad estadounidense, lo que sí tenemos es su vida convertida en cine.

Fuente: Elpais.com (6/6/20) Pixabay.com