El pueblo de las galletas centenarias

galleta maria gullonSi por algo es conocida la localidad palentina de Aguilar de Campoo es, sin duda, por su tradición galletera, que alcanzó su máximo esplendor en la década de los 60 del pasado siglo, cuando llegaron a estar en funcionamiento hasta cinco fábricas.

Ubicada al noroeste de la provincia, conserva todavía una fuerte presencia de esta industria agroalimentaria. De hecho, en estos momentos dos de las compañías más importantes del sector están presentes en la villa: Gullón y Siro. Entre las dos emplean a más de 1.100 personas en el municipio.

La industria galletera de Aguilar en los años 60 era tan potente que nueve de cada diez galletas que se consumían en España procedían de alguna de sus cinco fábricas: Gullón, Ruvil, Fontaneda, Tefe y Fontibre. La actividad, que sigue siendo hoy el motor económico de la comarca, tiene su origen en el emprendimiento local. Sus fábricas fueron fundadas por empresarios de la zona y llevaban el nombre o apellido de su promotor. Las galletas María, cuyo origen hay que buscarlo en la segunda mitad del siglo XIX en Inglaterra, llegaron a España en la última década del XIX de la mano de varias empresas asentadas en el municipio palentino.

La importancia de esta actividad llevó al Ayuntamiento a poner en marcha hace cuatro años la Feria del Dulce de Aguilar de Campoo como modo de dinamizar el territorio. Se celebró el primer fin de semana de agosto. El municipio, con un excepcional patrimonio románico, que se encuentra en la ribera del río Pisuerga, forma parte del Camino de Santiago del Norte, la ruta del Besaya. Cuenta 7.160 habitantes y una población activa de 4.805, con una tasa de paro del 12,92%. Unos datos que han mejorado en lo que va de año al bajar en más de dos puntos respecto a diciembre de 2013 (14,20%). En total, la cifra de desempleados asciende a 621 personas, 366 de ellas mujeres. Los sectores de la industria y la agricultura son precisamente los que han tenido un mejor comportamiento, con 104 y 31 parados, respectivamente.

Gullón y Siro

Gullón, la centenaria galletera de Aguilar de Campoo, permanece todavía hoy en manos de la familia fundadora. Su nacimiento data del año 1892 y es considerada como una de las empresas creadoras de las galletas tradicionales (Marías y Tostadas). El impulso definitivo a la firma se produjo cuando la infanta Isabel, hermana del Rey Alfonso XII, introdujo su consumo en palacio, escogiendo a Gullón como suministradora oficial de la Casa Real.

La marca cuenta hoy con tres plantas en el municipio. Además de la primera, donde también están las oficinas, en 2003 se puso en marcha la fábrica Gullón 2, que ocupa 115.000 metros cuadrados y en la que existen 30 líneas de producción. Diez años después puso en marcha VIDA, que ocupa 50.000 metros cuadrados. En los últimos tres años, la empresa ha invertido más de 100 millones de euros fundamentalmente en la construcción y puesta en marcha de la última planta. En Aguilar, da empleo a 900 personas.

Por su parte, Grupo Siro, que tiene dos centros de trabajo, ha realizado una inversión total de 117 millones de euros en sus instalaciones desde el año 2003, tras adquirir en 2002 el Horno de Galletas de la familia Fontaneda, con lo que se evitó el cierre y la pérdida de unos 200 puestos de trabajo. En estos momentos, tiene en funcionamiento tres líneas de producción de galletas, pan de molde y cereales, y emplea a 431 personas.

Fuente: Expansion.com (13/8/14)