Un empresario español pone en venta el piso más caro de Londres

Arco almirantazgoTechos de seis metros de altura con extravagantes cornisas. Doce habitaciones y 12 cuartos de baño, repartidos por una superficie de cerca de 1.400 metros cuadrados. Conserje y seguridad las 24 horas del día, aparcacoches, todos los servicios de un hotel de lujo y, de propina, membresía vitalicia a un exclusivo club privado. Todo ello, en uno de los monumentos más emblemáticos del centro de Londres: el arco del Almirantazgo. El edificio situado en el perímetro de la plaza de Trafalgar, que sirve como una especie de lejana puerta de entrada al palacio de Buckingham. Encargo de Eduardo VII en 1910, lo diseñó el arquitecto Sir Aston Webb, responsable también de la renovación de la fachada del propio palacio real.

En este edificio tuvo su despacho Winston Churchill. Y también fue creado aquí, en la imaginación de Ian Fleming, que vivió y escribió en el edificio, otra institución británica, aunque del campo de la ficción: el espía James Bond.

Este fastuoso pedazo de la historia, símbolo del poder social y económico de Reino Unido, ha saltado a los titulares de la prensa esta semana al albergar el que podría ser, con un precio estimado de 150 millones de libras (unos 180 millones de euros), el piso más caro puesto nunca a la venta en Londres. Y el vendedor es un empresario español, Rafael Serrano, que hace cuatro años compró al Gobierno británico por 60 millones de libras (72 millones de euros, al cambio actual) un alquiler del edificio durante 250 años. Ese es el periodo por el que el eventual comprador de la vivienda la tendría en propiedad.

Desde Prime Investors Capital, la compañía de Serrano, matizan la información aparecida el martes en la portada de The Evening Standard. “Lo que está a la venta son hasta cuatro viviendas de entre 160 y 660 metros cuadrados, pero si algún comprador estuviera interesado en adquirir el espacio completo podría hacerlo”, explica un portavoz. “Lo que ha hecho el periódico es consultar con expertos que han calculado que el precio del pie cuadrado de la vivienda estaría entre las 8.000 y las 9.000 libras, y lo han multiplicado por la superficie total, obteniendo la cifra de 150 millones de libras”.

Serrano adquirió el edificio hace tres años y actualmente lo está transformando en un lujoso hotel de 100 habitaciones, con SPA, piscina y club privado. En el ala norte, que es donde tuvo su despacho Churchill, estarán las viviendas.

Desde la compañía destacan el hecho de que, en el momento de incertidumbre que vive el país tras la decisión tomada en referéndum de abandonar la Unión Europea, “hasta 12 grupos hoteleros se han interesado en gestionar el hotel”. “Eso significa que sigue habiendo confianza en Londres”, opina el portavoz. “Su atracción global permanece intacta, y creemos que siempre será así”.

Lo cierto es que, según los últimos estudios publicados, el voto por el Brexit ha dañado al enloquecido mercado inmobiliario en Londres. Un estudio del banco francés Société Générale destaca que los precios de las viviendas en la capital podrían caer un 30% tras la decisión de salir de la UE, y hasta un 50% en las zonas más caras de la ciudad. En los 12 días siguientes al referéndum, según un informe de la compañía LonRes, el número de rebajas a los precios subió un 163%. Y, sin embargo, las rebajas no estimularon las ventas: el número de operaciones cerradas bajó un 18% respecto a las semanas anteriores a la consulta y un 43% respecto al año anterior.

Pero toda la vulgaridad de los números no tiene por qué afectar a quien pueda permitirse el capricho de despertarse mirando al parque de St. James y al palacio de Buckingham desde el arco del Almirantazgo. Al fin y al cabo, solo hay que poner un depósito y esperar tres años a que acaben las obras. Desde la compañía de Rafael Serrano, aseguran que ya hay clientes que han mostrado interés.

Fuente: Elpais.es (19/7/16)