Entra en vigor en Cataluña la obligatoriedad de pagar por bolsas de plástico

Los comercios catalanes deberán cobrar desde el 1 de mayo de 2017 por las bolsas de plástico con asas que les soliciten sus clientes.

Ello es consecuencia de la entrada en vigor de una serie de modificaciones introducidas en la ley catalana de residuos que se han incluido en la ley de acompañamiento de los presupuestos de la Generalitat para 2017, según ha informado el departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat en un comunicado.

Aunque cobrar por las bolsas de plástico ya es una práctica muy extendida entre los comercios catalanes, desde mañana se prohíbe entregar de forma gratuita bolsas de plástico tanto en caja como en los repartos a domicilio en cualquier punto de venta de mercancías o productos.

La prohibición afecta a las bolsas de cualquier material plástico, incluyendo también al oxodegradable o bien el biodegradable, aunque quedan fuera de la prohibición las bolsas compostables, es decir, aquellas que se puedan usar para hacer compost (abono orgánico).

Para garantizar la difusión de la norma, la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC) iniciará próximamente una campaña informativa dirigida a los comercios y a la ciudadanía en general.

La ARC llegó a un acuerdo en 2015 con el sector comercial catalán para hacer pagar por las bolsas en todos los comercios catalanes.

Aún así, el llamado Pacto por la Bolsa se remonta a 2009 y consistió en un acuerdo entre la Generalitat con sectores como el de la distribución para reducir el consumo de bolsas de plástico en Cataluña.

La Generalitat sostiene que, gracias a esta política, el consumo de bolsas de plástico se redujo un 50 % en 2012 con relación a 2007, y añade que el próximo objetivo el ampliar esa reducción al 90 % en 2020.

La administración catalana destaca, tras los acuerdos con la gran distribución, el objetivo de reducción de las bolsas de plástico se consiguió con creces en 2012, al pasar de las 327 bolsas anuales per cápita a 156, aunque la Generalitat creía necesario también llegar al pequeño y al mediano comercio de proximidad, con más dificultades para hacer pagar por las bolsas, y de ahí la modificación incluida en la ley de acompañamiento de los presupuestos de 2017.

Fuente: Lavanguardia.es (30/3/17) Pixabay.com