España atrae a los grandes ejecutivos internacionales

Una encuesta a 1.150 altos ejecutivos de todo el mundo revela que España es el cuarto país europeo «más atractivo» para invertir, a un nivel similar al de mercados emergentes con perspectivas de mayor crecimiento como India, México y Brasil.

Paises más atractivos para los negociosAunque España queda en el ránking por detrás de grandes economías como Estados Unidos, Reino Unido, China y Alemania, se sitúa muy por delante de otros países de la periferia europea que han sufrido la desconfianza de los inversores durante la última crisis, como Italia, Portugal o Grecia.

El sondeo, realizado por la empresa de telecomunicaciones británica BT a directivos de trece países, indica que un 17% de los ejecutivos extranjeros ve España como un mercado «altamente atractivo» para desarrollar planes de crecimiento. El porcentaje de gestores españoles que ve interesante su propio mercado es similar. Por el contrario, en Estados Unidos, China, Alemania e India, los empresarios locales son mucho más optimistas sobre su país que los extranjeros.

Prueba de la renovada confianza foránea en España son las últimas cifras de inversión extranjera. Según la OCDE, España recibió unos 30.000 millones de euros en inversiones de empresas internacionales en 2013, cifra que duplica la de Italia.

Luis Álvarez, consejero delegado de BT Global Services (división de servicios a empresas del grupo BT), indica que su negocio en España refleja ese mayor interés foráneo que nacional por expandirse en el país. «El crecimiento de BT en España procede de firmas extranjeras que llegan a España y necesitan una red de comunicaciones; y a su vez, de grupos españoles que nos contratan para entrar en otros países, como Telepizza, Desigual o Santander».

Entre los factores más destacados por los encuestados por BT para invertir en España figuran la potencial base de clientes, la calidad de la normativa de protección de datos, la renta disponible de los habitantes y la fortaleza de los proveedores locales.

La encuesta, realizada entre compañías con más de cien empleados que están en fase de expansión internacional, indica que el 75% de los directivos justifica sus planes en el extranjero por la necesidad de crecer, mientras un 44% cita también la actual situación económica, que empuja a que las firmas busquen nuevos consumidores para compensar caídas en sus mercados tradicionales.

La principal barrera a las inversiones internacionales, mencionada por un 47% de los ejecutivos, es la regulación. Además, un 94% afirma que la infraestructura tecnológica ha limitado en algún momento su desarrollo.

Entre los 16 países del mundo más interesantes para invertir, cinco son europeos (Reino Unido, Alemania, Francia, España y Países Bajos). Además del liderazgo de Estados Unidos, los países de Asia superan a los de otras regiones emergentes como Latinoamérica y África.

Luis Álvarez indica que «las elecciones europeas (con el incremento del voto de partidos críticos con las actuales políticas comunitarias) han sido un toque de atención para definir qué tipo de continente se quiere construir. En el ámbito tecnológico, habría que reducir la fragmentación existente entre los distintos países, lo que haría una Europa más competitiva para atraer inversiones».

Por su parte, y pese a la crisis bancaria, sólo un 2% de los encuestados asegura que la falta de financiación ha dificultado su crecimiento internacional. El sondeo ha sido lanzado por BT con motivo del comienzo del festival internacional de negocios, que se celebrará durante los próximos dos meses en la ciudad inglesa Liverpool.

Uno de los principales organizadores de este encuentro, que reúne a empresas de diversos países y sectores para discutir acuerdos comerciales, es el banco español Santander. Dentro del festival, la entidad celebra una «cumbre» de las pymes británicas, con asistencia de 280 empresas.

Fuente: Expansion.com (5/6/14)

Etiquetas: