Hacienda abre otra vía contra el deporte: que los pilotos tributen por los GP en España

Cuando una veta se acaba, el minero recoge sus cosas y parte en busca de otra. Si la mina ha dado frutos, lo ideal es buscar una formación geológica parecida. Lo mismo hace la Agencia Tributaria. Una vez que los futbolistas han pasado por caja por sus derechos de imagen ‘offshore’ —solo Cristiano Ronaldo sigue litigando y está al borde del banquillo—, Hacienda ha empezado a sondear un mercado similar: el de los pilotos del mundial de motociclismo y de Fórmula 1, según fuentes próximas al caso. La inmensa mayoría reside fuera, en Andorra o Suiza, por lo que ahí hay poco que rascar, pero el departamento que dirige Cristóbal Montoro ha cambiado de criterio y ahora interpreta que les puede hacer pagar por la publicidad que lucen en los grandes premios que se celebran en España y que suponen un suculento pastel.

En el Mundial de motociclismo se habla español. Lo organiza la empresa española Dorna y a menudo pilotos españoles copan los primeros puestos. Jorge LorenzoDani PedrosaMarc MárquezMaverick ViñalesÁlex RinsPol Espargaró… triunfan en Moto GP y Moto2. Pero ese circo apenas deja impuestos directos en España. O no tanto como a Hacienda le gustaría. La mayoría de los pilotos ha trasladado su residencia fiscal a Andorra, donde tributan un 10%, muy lejos del más del 40% del tipo máximo en España para el IRPF. Otros la tienen en Suiza. Lo mismo ocurre en Fórmula 1. Como pasan mucho menos de seis meses al año en España —el mundial gira por todo el mundo— por ahí no se les pueden buscar las cosquillas desde el punto de vista fiscal. En 2014, Marc Márquez apuntó que se iba a mudar a Andorra pero ante las críticas anunció entre lágrimas que se quedaba en España.

España tiene cuatro de las 19 carreras. El 20% de los derechos de imagen quedaría aquí

Es una tradición en el mundo del motor. Álex Crivillé, campeón del mundo de 500 en 1999, justificó este hábito hace un año: “Los deportistas de élite españoles se van todos a vivir fuera de España. Hay que tener en cuenta que la vida deportiva es corta y el atleta debe tenerlo en cuenta. Los que se dedican al mundo del motor viven todos en Andorra, Suiza, Londres o Mónaco. Y me parece algo normal. El que no lo hace es un burro, así de claro: burro“. El nombre de Crivillé aparecía en los papeles de Panamá en una sociedad ‘offshore’ que gestionaba sus derechos de imagen después de ganar el mundial y después se disculpó por lo de burroSete Gibernau está acusado de delito fiscal por fingir su residencia en Suiza un año y Sito Pons por lo mismo en Londres.

Después de eso, los pilotos llevaron más cuidado y trasladaron su residencia de hecho fuera de España. Jorge Lorenzo, que también fue inspeccionado por Hacienda, llegó a vender la mansión en Barcelona en la que grabó un polémico vídeo. La mayoría se fueron a Andorra, donde el Principado les ofrece todas las facilidades y los que no eligieron Suiza. Los pilotos reciben críticas por pasear la bandera de España aunque tributen fuera, pero es perfectamente legal. Para tributar fuera de España hay que pasar en el extranjero más de 183 días al año, criterio que estos cumplen de sobra.

Pero Hacienda cree haber encontrado una fórmula para que pasen por caja. O al menos lo va a intentar. Según fuentes del sector, la intención de la Agencia Tributaria es que tributen por los derechos de imagen que generan durante sus carreras en España como si fueran rentas de artistas y deportistas. Para ello aplica de alguna manera la ‘doctrina CR7’. A Cristiano Ronaldo, Hacienda le ha denunciado por defraudar 14,8 millones en derechos de imagen que no declaró en España. La ‘ley Beckham’, a la que estaba acogido, le permitía no tributar aquí por los derechos de imagen del exterior, pero Hacienda considera que los anuncios que Cristiano rodó en Madrid son rentas generadas en España y, por lo tanto, están sujetas a su tributación incluso si se emitieron en medio mundo. Con esa interpretación, quiere que los pilotos paguen por los derechos de imagen los días que pasan compitiendo y entrenando en España. Hacienda no puede ir a por su sueldo puesto que son residentes fiscales en otro país.

El pastel no es menor. En el Mundial de Moto GP, España cuatro de los 19 grandes premios (Jerez, Barcelona, Valencia y Aragón) y uno de Fórmula 1. En el caso del motociclismo, casi un 20% de los derechos de imagen pasarían a pasar por caja de la Agencia Tributaria con una tributación del 24%. Los pilotos han respondido que ellos no son residentes fiscales en España y que por lo tanto si se aplica ese criterio debería ser para toda la parrilla, incluido por ejemplo Valentino Rossi, el que más factura en el caso de motociclismo, y de todos los pilotos de Fórmula 1.

Hacienda ha cambiado de criterio y pide revisar los últimos cuatro años. Afecta también a la F1

Por ahora ha habido tomas de contacto en los que los asesores de los deportistas cargan duramente duramente “el cambio de criterio de la Agencia Tributaria una vez más sin que haya cmabiado la normativa aplicable”, según fuentes del sector. Es una crítica habitual en el deporte con Hacienda. Lo mismo ocurre con la retribución de los agentes de los futbolistas. El fisco cambió el criterio y comenzó a considerar que en realidad eran pagos que hacían los futbolistas y no los clubes, lo que generó un alud de inspecciones, actas, quejas y protestas en el sector. Además, señalan que los pilotos cobran por lucir publicidad pero sin ninguna intervención, que son como si dijésemos una valla publicitaria para que las marcas salgan por televisión y eso no supone una intervención —el criterio clave usado en el caso de Cristiano Ronaldo—.

El cambio de interpretación de Hacienda se produce después de que saber que Francia sí hacía tributar a los pilotos por los días que pasaban en su territorio, aunque no por la publicidad sino por lo que les pagaba su escudería. Los tenistas también van de país en país pero como los premios de los torneos sí son en metálico sí pagan impuestos. En el motociclismo o en la Fórmula 1 no hay un premio en metálico en cada carrera. Con este sistema, la Fórmula 1 también se vería afectada y otros deportes. Generalmente, la Agencia Tributaria empieza por un sector y ve cómo funcionan las inspecciones —si recauda, si los tribunales económico-administrativos, los contenciosos y llegado el caso los penales lo aceptan— y si prosperan lo extiende. Así que esto puede ser solo el principio.

Fuente: Elconfidencial.com (11/2/18) Pixabay.com