Interior estudia aplicar rebajas fiscales a la adquisición de vehículos nuevos

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha planteado la necesidad de reducir la fiscalidad a la adquisición de vehículos nuevos, con el fin de renovar el parque automovilístico. Interior, «abierto» a incrementar el límite de velocidad en autovías y autopistas.

Fernández Díaz ha realizado estas declaraciones en su comparecencia ante la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible del Congreso de los Diputados, para explicar las líneas de su departamento en lo referente a estas materias.
Tras subrayar que la seguridad constituye el elemento central de la movilidad sostenible, ha precisado que en esta cuestión influye tanto la antigüedad del parque móvil como el número de vehículos que circula por las carreteras.
«Por ello, es preciso promover acuerdos, en este caso con el Ministerio de Industria, que permitan una reducción impositiva de la adquisición de vehículos nuevos», ha avanzado el ministro en su comparecencia.
Además, el titular de Interior considera también necesario insistir en la modificación de los hábitos de movilidad de los ciudadanos, en favor del transporte público.
El parque automovilístico español es uno de los mayor antigüedad de Europa, pues actualmente el 44% de los coches en circulación tiene más de diez años. Según estimaciones de la patronal de fabricantes Anfac, en caso de que se mantenga la debilidad de las matriculaciones esta tasa superará el 50% en 2014.
Las distintas asociaciones del sector del automóvil han insistido en reiteradas ocasiones en la necesidad de rejuvenecer el parque automovilístico, por razones tanto de seguridad vial como de impacto medioambiental. «Abierto» a un incremento del límite de velocidad   Asimismo, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se ha mostrado «abierto» a estudiar un incremento del límite de velocidad en autopistas y autovías, actualmente en los 120 kilómetros por hora, aunque ha advertido de que antes habrá que analizar el impacto ambiental que tendría la medida.
El titular de Interior ha afirmado que un ligero incremento de la velocidad máxima en estas vías no tendría «tanta incidencia» en las cifras de siniestralidad, toda vez que el 75% de los accidentes mortales se registran en carreteras convencionales.
No obstante, Fernández Díaz ha advertido de que, además del efecto en las cifras de siniestralidad, habría que tener en cuenta el posible incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero ya que España paga «un dineral» en derechos de emisión de estos gases.  Una «buena noticia» Por ello, el presidente de la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam), Germán López Madrid, ha calificado como una «buena noticia» las declaraciones del ministro de Interior.
En este sentido, López Madrid afirmó que el rejuvenecimiento del parque de vehículos se trata de «una necesidad imperiosa» que se viene pidiendo desde el sector del automóvil desde «hace tiempo», ya que España cuenta con el segundo parque más antiguo de Europa, por detrás de Grecia.
El presidente de Aniacam apuntó que un incentivo para la adquisición de vehículos nuevos a cambio de achatarrar uno de más de diez años «es sin duda una fórmula que revertirá beneficios a corto plazo».
«La antigüedad del parque afecta muy seriamente a la siniestralidad y medio ambiente. Los automóviles actuales frente a los de más de diez años cuentan con emisiones contaminantes infinitamente inferiores, lo que traerá una notable menor contaminación en las ciudades y con sistemas de seguridad activa y pasiva mucho más eficaces», añadió.
Al mismo tiempo, aseguró que este plan generará ingresos para las arcas públicas, ya que se produciría un aumento de las matriculaciones y de los impuestos derivados de éstas y afirmó que el resultado neto de esta iniciativa aportaría unos ingresos netos al Estado de entre 60 y 80 millones de euros.
López Madrid subrayó que esta medida también permitiría dinamizar un sector que representa el 11% del empleo y que este año está previsto que recorte 6.000 puestos de trabajo, únicamente en el área de distribución.

Fuente: El Economista (28/03/2012)