Joe Gebbia (Airbnb): “No somos un hotel ni una agencia de viajes”

Hace 13 años Joe Gebbia, junto a su amigo Brian Chersky (se le sumó más tarde Nat Blecharczyk), ofrecían alojamiento en su piso de San Francisco en un colchón hinchable. “Recuerdo que yo mismo me encargaba de atender las llamadas de los clientes mediante mi móvil y de gestionar las reservas. Éramos tan pequeños que podíamos hacerlo”, cuenta. Gebbia era un chaval de 26 años que estaba plantando la semilla de lo que se convertiría poco después en Airbnb.

Ganancias

Ayer, la compañía se presentó en el Nasdaq con una valoración inicial cercana a los 48.000 millones de dólares. En base a su participación en el capital, el hombre que nos atiende por teléfono desde California, en su primera entrevista a un medio español, se embolsará cerca de 5.000 millones de dólares.

Crisis del turismo y pandemia. ¿No hubiera sido mejor esperar un poco antes de salir a bolsa?

Nos dicen que con la cotización lo hemos logrado, pero no estamos al final del viaje, es una etapa. Nosotros tuvimos una idea, pero podemos decir que ahora la gente se la ha hecho propia. Yo diría que estamos de vuelta pese a la pandemia y no gracias a ella. Lo que hay que valorar es que en el curso de los años hemos definido con Airbnb una categoría nueva. No somos un hotel, ni una agencia de viajes. Hemos agrupado a cuatro millones de personas alrededor del mundo que quieren compartir sus casas. Esto es lo que los clientes valoran. Es importante destacar que más del 91% del tráfico en nuestra web es orgánico, no viene de fuera o de publicidad. Su expansión se ha producido por el boca-oído y recomendaciones de lo usuarios. Porque cuando tienes una experiencias en un viaje, quieres hablar de ella y Airbnb también ofrece esta posibilidad.

Pero la empresa no ha cerrado un año con beneficios todavía.

Es verdad, pero tenemos que recordar que nuestro negocio ha rebotado en el tercer trimestre y que ha demostrado una cierta resiliencia. Nos hemos adaptado bien: viajes de corta estancia, por ejemplo. Hay muchos destinos increíbles muy cerca. Las personas se quedan más tiempo, también. Las casas ahora se están transformando en centros educativos donde los niños aprenden a distancia, o en oficinas donde llevar a cabo el teletrabajo. Son tendencias nuevas que emergen y la plataforma es la herramienta ideal para eso.

¿Cuál será el próximo paso de Airbnb?

La gente siempre han querido viajar, esto no cambiará. Como mucho cambiarán las formas. Se busca autenticidad. Hemos vivido un tiempo de soledad sin precedentes y hay un deseo de conectar. Hay mucho margen de negocio. Hoy en Airbnb se pueden alquilar islas o castillos. No era algo que podíamos prever.

En marzo la compañía estaba valorada en 18.000 millones de dólares, pero ayer superó los 47.000 millones. ¿No le asusta esta montaña rusa?

Creo que la crisis actual se irá en cualquier momento. En todo caso, el valor de la compañía es a largo plazo. Nos movemos con la velocidad de una start  up y estamos listos para cualquier cosa. Quiero que la compañía siga una vez que yo me vaya y están todas las premisas para que esto ocurra.

Todavía hay conflictos regulatorios en varias ciudades, incluida Barcelona.

Pienso que desde el principio empezamos a colaborar con las distinas administraciones. Y hemos promovido el turismo responsable. Los anfitriones han ganado 110.000 millones de dólares en nuestra plataforma y hemos recaudado 2.600 millones en impuestos. Creo que se nos debería reconocer esto.

Fuente: Elpais.es (11/12/20) Pixabay.com

Etiquetas: