¿La alternativa a los bancos?

comunitae-logoTiene 40 años y vive en Valladolid. Es ingeniero, casado y con dos hijos. Tiene empleo fijo desde hace siete años y una nómina de 2.450 euros al mes. Pide un préstamo de 6.000 euros a 24 meses y al 14% de interés. Necesita el dinero para «refinanciación»…

En un par de semanas, nuestro amigo vallisoletano ha «recolectado» ya 5.250 euros, gracias a los pequeños préstamos personales de gente como Suzzlo, Tribanda, Tonico o Iruna2000. En total, 82 personas han contribuido con aportaciones a partir de los 50 euros.

Antes de dejarle su dinero, eso sí, un par de «prestamistas» le han preguntado al solicitante: «¿Qué es lo que quieres refinanciar?». «El dispuesto de una tarjeta que tengo a un tipo muy alto», ha respondido el interesado, que en pocos días verá completada la operación.

La gestión se ha realizado ‘online’ y sin necesidad de un banco. «Ni falta que nos hace…», como puede leerse en el lema de Comunitae, la empresa pionera en España de los préstamos entre particulares (‘P2P lending’). Siguiendo los pasos de Zopa, Prosper, Lendingclub y otros ‘gigantes’ que marcaron el camino en Gran Bretaña y en Estados Unidos, Comunitae lleva tres años intentando abrir brecha en mitad de la crisis.

De momento van 1,6 millones de euros prestados, lejos aún de los más de 300 millones gestionados por Zopa, el mayor referente mundial, en sus siete años de vida. Mientras en el Reino Unido el propio Gobierno reconoce e incluso impulsa la labor de las plataformas P2P, como alternativa a la banca tradicional para préstamos a particulares, en España estamos aún en la fase de preguntas y respuestas múltiples… ¿Pero de verdad funciona? ¿Si no es un banco, qué es? ¿Qué garantías tengo de que me van a devolver el dinero? ¿Con una rentabilidad de más del 10%? ¿Dónde está el truco? ¿Quién regula todo esto?

Una grieta en el sistema

A todas estas y muchas más interrogantes intenta responder Arturo Cervera, el CEO de Comunitae, que se lanzó a la aventura en el 2009, con 15 años de experiencia en la banca tradicional y el deseo de romper moldes a pesar de la crisis…

«Mucha gente me pregunta que si lancé este negocio porque me olía la tormenta, cuando la verdad es que la situación económica no hizo más que complicar las cosas», reconoce Cervera. «Ya me habría gustado arrancar en una situación de tranquilidad y seguridad… En situaciones como las que estamos viviendo, la gente se agarra a lo que tiene, arriesga menos y no quiere probar con algo que suena a nuevo».

ComunitaeArturo Cervera, CEO de Comunitae.

«Empezamos con ganas, pero nos quedamos durante un tiempo en el limbo por falta de financiación y por la indefinición que existía», admite el fundador de Comunitae. «El Banco de España nos dijo finalmente que no necesitamos ser un banco para hacer lo que hacemos. Y luego recibimos el apoyo de tres inversores importantes (Cabiedes & Partners, Good Investments, Francois Derbaix). Pero la gente aún no nos conoce, hemos funcionado básicamente con el boca a boca».

En el Reino Unido, Zopa (Zona de Posible Acuerdo), ha superado ya el listón de los 500.000 clientes y los 300 millones de euros prestados entre particulares. Su fundador, Giles Andrews, reconoce que «la frustración pública hacia los banqueros ha llevado a la gente a buscar alternativas». Andy Haldane, el director de Estabilidad Financiera del Banco de Inglaterra, ha reconocido públicamente que los sistemas 2P2 en la red tienen incluso «el potencial de reemplazar a los viejos bancos».

En España, Arturo Cervera, tiene que remitirse sin embargo al ABC del P2P para intentar convencer a propios y a extraños de que lo que hace Comunitae no sólo es legal sino que es «transparente, eficiente y rentable».

«Lo que nosotros hacemos, ni más ni menos, es proporcionar una herramienta de financiación directa entre particulares. Somos miembros de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros, y ponemos un especial énfasis en la seguridad y en las garantías de que los préstamos solicitados se pueden efectivamente devolver. El índice de morosidad es de menos del 3%, y nuestros usuarios diversifican el riesgo».

La «comunidad» de ahorradores supera ya los 1.000, con una media de 1.500 euros prestados y una alta «reincidencia». El 46% obtiene una rentabilidad mayor del 10% y el 44% gana más de un 5%. Se puede prestar a partir de los 50 euros y «pedir» prestado entre los 3.000 y los 15.000.

‘Convertir los ahorros en inversión’

A José Carlos Torres, 29 años, empleado de una compañía aérea, le llegó la onda de Comunitae a través de internet. Decidió probar prestando una pequeña cantidad y ahí sigue, «convirtiendo cada pequeño ahorro en una inversión». Buscaba una alternativa a los bancos y asegura haberla encontrado: «Me atrae sobre todo la labor social de los préstamos personales. Sabes a dónde va tu dinero y las dos partes nos beneficiamos».

La compra de un coche, las reformas en el hogar o la refinanciación son algo así como la santísima trinidad de Comunitae, que obtiene sus ingresos con las comisiones de ‘apertura’ (a quienes se les concede los préstamos) y de ‘gestión’ (a quienes aportan el dinero).

«El mercado de los préstamos personales está considerado como de bajo riesgo», asegura Cervera. «Lo que hacemos en el fondo es eliminar el peso de los intermediarios, y eso posibilita una mayor rentabilidad directa para los usuarios. Las nuevas tecnologías facilitan mucho las cosas. No nos hace falta tener una red de sucursales para hacer esto: en el fondo les estamos ‘aliviando’ de trabajo a los grandes bancos».

Desde las oficinas de Comunitae en Mirasierra (Madrid), Arturo Cervera se asoma al 2013 con moderado optimismo. «La tendencia es irreseversible en todo el mundo. Vamos con cuatro años de retraso con respecto a Gran Bretaña o Estados Unidos, pero espero que pronto podamos coger el tren. Hemos dejado de es un experimento para convertirnos en una realidad viva. No hace falta ser un ‘friki’ de las finanzas; cualquier persona con unos simples ahorrillos puede probar».

Fuente: Elmundo.es (20/1/13)