La zancadilla legal a las gasolineras ‘low cost’: no pueden hacer grandes repostajes

La Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae) ha estallado. La patronal ha recurrido ante el Tribunal Supremo la normativa que regula la actividad de las gasolineras ‘low cost’. Según denuncia el presidente de la agrupación, Manuel Jiménez, el Gobierno introdujo una medida que va “contra el libre mercado y la libre competencia”.

Concretamente, la ley obliga desde 2017 a las estaciones sin personal a quelos repostajes no superen los 75 litros y los tres minutos. Esto es altamente perjudicial para su modelo de negocio, se lamenta Jiménez, quien explica que con márgenes muy ajustados —dados los bajos precios que ofrecen— pierden la posibilidad de sobrevivir a base de volumen, ya que esta traba les condena a los pequeños repostajes.

La forma en que se introdujo esta norma que afecta a las estaciones de bajo coste es muy elocuente: Aesae clama por lo que entienden es una zancadilla. El borrador del Real Decreto 706/2017 que regula la actividad de las estaciones sin personal, publicado para consulta de cualquiera durante tres años, no incluía este punto. Es más, según los responsables de la patronal, ese documento pasó el dictamen del Consejo de Estado sin la citada restricción. Sin embargo, el 2 de agosto de 2017, con media España de vacaciones, la norma entró en vigor con la polémica medida recogida en el BOE.

Extracto del real decreto publicado en el BOE donde se recogió la polémica restricción. (Boe.es)
Extracto del real decreto publicado en el BOE donde se recogió la polémica restricción. (Boe.es)

Manuel Jiménez no se explica esta medida y no encuentra una justificación a la misma, por eso ha decidido denunciar ante la Justicia y solicitar una prueba testifical para esclarecer cuándo se decidió incluir, además de otras periciales y documentales.

Estación de servicio 'low cost' de Gas Express.
Estación de servicio ‘low cost’ de Gas Express.

Esta no es la primera vez que los gasolineros de bajo coste se encuentran con trabas a su desarrollo. La mayor parte de las comunidades autónomas en España sacaron adelante leyes regionales que prohibían que las estaciones automáticas funcionaran sin ningún operario. Sin embargo, desde Bruselas y la CNMC amenazaron con la imposición de multas, ya que esto se trataba de una barrera injustificada a la competencia, y los distintos territorios han ido eliminando esta particular legislación.

Otra cosa que ha soliviantado a Aesae es obligar a que cierren las estaciones desatendidas (sin personal) cuando el viento supere los 18 km/h, alegando razones de seguridad. Otra medida arbitraria que no se sostiene, a ojos de Manuel Jiménez y varios empresarios de la asociación.

La mano de los grandes del sector

Aunque su recurso carga contra el Gobierno, la patronal del carburante ‘low cost’ ve la mano de los grandes del sector, que pretenden mantener su cuota de mercado impidiendo la competencia de las estaciones automáticas. De hecho, describen “prácticas colusorias” que han puesto en conocimiento de la CNMC, como que las ingenierías especializadas en peritaje que puedan justificar que su actividad es segura y se puede desarrollar con toda normalidad aceptaron realizar las tareas periciales y, sin embargo, a la hora de iniciar los trabajos desistieron con excusas como que “no tenían tiempo”.

No solo esto. A raíz de su recurso, varias asociaciones de gasolineras que engloban a las grandes marcar como CEEES y compañías como CLH o EDP se han personado como codemandantes, según fuentes conocedoras del caso. Esto para Aesae trata de entorpecer el proceso y que la Justicia deje sin efecto su reclamación de eliminar la restricción de 75 litros y tres minutos de repostaje. No obstante, tanto CLH como EDP aseguran que están inmersos en este proceso administrativo con la única intención de tener información de primera mano que les sea útil de cara a defender sus intereses.

 

“Monte su gasolinera por 250.000 euros: el auge “low cost” que (al fin) abarata el combustible

Por ahora, aunque la restricción está ya vigente, en la práctica no se están materializando las sanciones. Sin embargo, el sector del ‘low cost’ se arriesga a multas que podrían rondar los 30.000 euros. Una amenaza que cuanto menos desincentiva la inversión en este negocio, lamentan.

En España, solo un 5% de las estaciones de servicio son automáticas y funcionan sin personal. El melón lo abrieron las grandes superficies, que fueron pioneras en poner sus propias estaciones de servicio al margen de las grandes. En países como Dinamarca y Suecia superan el 60%. Cataluña es la comunidad en que su desarrollo ha sido más sencillo. Los grandes estaciones acaparan más del 80% del mercado minorista de la venta de combustible al por menor.

Fuente: El confidencial.com (5/4/18) Pixabay.com