Los Clásicos del fútbol, a la carta

El Real Madrid y el Barcelona han reconocido que su enfrentamiento de Liga del pasado 21 de abril repercutió negativamente en sus respectivos rendimientos la semana siguiente en sus duelos de la Champions.

Se exprimieron al máximo en ese partido que valía una Liga y no pudieron preparar debidamente sus dos compromisos de semifinales. Terminaron siendo eliminados por Chelsea (Barcelona) y Bayern (Real Madrid), que habían tenido enfrentamientos menos exigentes en sus campeonatos y reservaron jugadores con el consiguiente beneficio físico.

OCTUBRE Y MARZO

Para evitar que se pueda volver a vivir una situación parecida, ambos clubes se han puesto manos a la obra y ya han comunicado a la Liga Profesional y al operador televisivo que tiene los derechos, que su intención es que los Clásicos de las próximas temporadas se jueguen unas semanas antes para intentar que no coincida el partido de vuelta con las últimas rondas de las competiciones europeas.

Hasta ahora los planteamientos eran todo lo contrario. Se pedía a la RFEF que estos dos encuentros se jugaran al final de la primera y de la segunda vuelta. El primero para que la competición ya estuviera avanzada y se acercara a las fechas navideñas por intereses de audiencia televisiva y el segundo para que coincidiera con el final de la Liga y la más que posible lucha entre ellos por el título estuviera en su máxima expresión.

El sorteo de la Liga, como es sabido públicamente, no es puro. Se introducen unas coordenadas al ordenador para provocar unas situaciones y evitar otras. Hasta ahora se evitaba que los Madrid-Barcelona se jugaran en los dos primeros meses de competición, o que pudieran caer en semanas con presuntos puentes vacacionales.

Jugar en octubre y marzo (fechas de octavos o cuartos en Europa) podría ser una buena solución. En ello se está.

Fuente: Marca.com (11/5/12)