Los pacientes extranjeros salvan las cuentas de la sanidad privada

Los hospitales privados españoles deben parte de su facturación a los pacientes internacionales.

«Los pacientes extranjeros han salvado a la sanidad privada durante los últimos años de crisis», confiesa María Cordón, consejera delegada del grupo Quirón. «El paciente internacional cada vez está ganando más peso en Quirón y en general en nuestro país, debido a que hemos tenido unos años muy buenos de auge del turismo», reconoce.

La mayor parte de estos pacientes llegan a los hospitales privados españoles por compañías de seguros internacionales. A estas compañías de seguros les sale más barato mandar a un paciente a operar a España, incluyendo viaje, estancia y gastos de hospital, que pagar la factura de una operación en sus países de origen, aseguran desde las compañías sanitarias.

«La medicina en España es muy barata y tiene una excelente calidad, con muy buenos profesionales y una inversión muy importante en los últimos años en instalaciones y equipamientos tecnológicos», destaca la consejera delegada de Quirón. «Por ejemplo, el mismo tratamiento u operación puede costar en una clínica de Estados Unidos diez veces más que en los hospitales de nuestro grupo», añade.

Se crea la marca ‘Spaincare’

Precisamente, durante la Feria Internacional de Turismo (Fitur) que se celebra estos días, las patronales españolas de las clínicas privadas, el sector de la dependencia, balnearios, hoteles y agencias de viajes han presentado la marca Spaincare, con la que pretenden potenciar el turismo sanitario en España e intentar atraer pacientes de otros países.

Se trata de un cluster formado por la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP), la Federación Empresarial de la Dependencia (FED), la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) y la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV).

Su presidente, director del International Patient Center de la Clínica Universidad de Navarra, Íñigo Valcaneras, reconoce el potencial de un mercado que en otros países está creciendo entre un 20 y 30%. En España, sin embargo, su presencia es todavía modesta, ya que el turismo de salud apenas supone al año unos 140 millones de euros, lo que representa el 2,4% del total de facturación de todas las compañías.

«Tenemos un potencial mucho mayor», reconoce Valcaneras, que destaca que España ofrece «una relación calidad-precio difícil de igualar en casi todos los procedimientos y niveles de complejidad», además de una «clara ventaja en la cercanía y posicionamiento geográfico y un sector turismo líder que puede ayudar a capitalizar el producto final».

De hecho, confía en que con el desarrollo de este proyecto la facturación pueda aumentar un 60% en los dos próximos años, hasta llegar a los 500 millones de euros en 2015.

Fuente: Eleconomista.es (27/1/14)

Etiquetas: