Medio millón de españoles deben más por la hipoteca que por su vivienda

La caída de precios lleva al 25 por ciento de los hipotecados a deber más por la hipoteca de lo que vale su vivienda. Más de medio millón de españoles que han contratado su hipoteca en los últimos cinco años deben actualmente más por sus préstamos de lo que valen sus viviendas. Esa cifra, resultado del estudio llevado a cabo a partir de los datos del propio Banco de España, representa aproximadamente uno de cada 4 préstamos formalizados durante dicho periodo de tiempo.

Se trata de uno de los efectos directos de la continuada caída del valor de las viviendas y plantea la cuestión de si bajo la estrategia de desapalancamiento y saneamiento de los balances bancarios y liquidación de su stock inmobiliario no se está trasladando a los compradores el riesgo bancario. Muchos prestatarios, sobre todo desde finales de 2010, pensaban que estaban comprando en la parte inferior de un mercado de la vivienda que ya había sufrido fuertes caídas, y sin embargo se han visto atrapados por una continuación de los descensos en los precios.

El problema no es uniforme y afecta principalmente a las propiedades de la periferia de grandes ciudades y segunda vivienda en costa, siendo la costa mediterránea donde se ha sufrido una de las mayores caídas. El número de propietarios de viviendas cuyo valor desciende por debajo de la deuda hipotecaria vinculada a la misma aumentará durante 2012 como consecuencia del deterioro macroeconómico y el elevado desempleo, cuya tasa está correlacionada positivamente con la tasa de morosidad, por lo que cabe esperar que adicionalmente la morosidad pueda alcanzar en 2013 cifras récord de impagos próximas al 10 por ciento. Se están dando las condiciones para conducir a la creación de una enorme masa de prestatarios cautivos, atrapados por su banco en una situación de patrimonio neto negativo de difícil solución ante la situación de desprotección legal del prestatario.

Millones de hipotecados, llevados por la euforia del boom inmobiliario y las agresivas políticas comerciales de la industria hipotecaria no lo vieron venir, nunca pensaron que los precios pudieran bajar como lo han hecho y probablemente habrían alquilado.

Fuente: Lavozlibre