Perfil de Isidoro Álvarez: adiós al rey del comercio español

El Corte InglésNo le gusta aparecer ni en la prensa ni en actos públicos, ni siquiera para recibir premios, bien fuera a título individual o para su empresa. Nunca concedió una entrevista, sólo aparecía ante las cámaras en contadas ocasiones, como las juntas anuales que cada agosto celebra el grupo, pero aún así para los empleados de El Corte Inglés era habitual encontrárselo en los grandes almacenes, como un empleado más, pendiente hasta del último detalle. Intentando eso sí, pasar desapercibido.

Isidoro Álvarez, el hasta ahora presidente de El Corte Inglés, era uno de los empresarios más respetados en todo el mundo, según una encuesta de PricewaterhouseCoopers o un informe elaborado por Financial Times, lo que le ha valido numerosos premios y reconocimientos en los últimos años. En 2005, la mayor asociación de empresas y cadenas de distribución del mundo, la organización norteamericana National Retailer Federation, le concedió el premio al Mejor Distribuidor del año, por su «reputación internacional, su genio creativo, inspirado liderazgo y servicio distinguido en la industria minorista». También recibió la Medalla de oro al mérito en el trabajo bajo el anterior Gobierno del PSOE, durante la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, de la mano de Jesús Caldera, por aquel entonces ministro de Trabajo y Asuntos Sociales.

crespón negro El Corte InglésOrigen humilde

Isidoro Álvarez ha sido uno de los mejores ejemplos de empresario hecho a sí mismo. Un trabajador incansable, que no dudaba en organizar reuniones a cualquier hora con su estrecho equipo de colaboradores, incluidos los fines de semana, que vivía por y para la empresa.

De origen muy humilde, nadie le regaló nada, y tuvo que buscarse la vida en los duros años de la posguerra para dar el salto del mundo rural, de la atrasada España agrícola de finales de la década de los treinta y principios de los cuarenta del pasado siglo, al mundo de los negocios. El hasta este momento presidente de El Corte Inglés nació en 1935 en la parroquia de Bascones en Grado (Asturias). Fue el mismo año en el que su tío Ramón Areces Rodríguez compraba una pequeña sastrería en Madrid, fundada en 1890, e iniciaba así su aventura empresarial.

Con una infancia modesta -ayudaba en las tareas domésticas y en el campo, como en cualquier una casa de labranza de la Asturias rura- conoció de primera mano el comercio cuando siendo aún un niño acompañaba en numerosas ocasiones a su padre al mercado, andando a pie más de 12 kilómetros, para vender los productos que la familia cultivaba. A su tío, mientras tanto, le iba bien mientras tanto con el negocio de la sastrería. Tras la Guerra Civil, en 1939, adquirió así en Madrid una finca en la calle de Preciados, en el número 3, en pleno centro de la capital de España para montar una pequeña tienda. En junio de 1940, cuando el negocio contaba con un total de siete empleados, Ramón Areces constituyó la sociedad El Corte Inglés, con su tío César Rodríguez como socio y primer presidente de la compañía.

Estudiante en Madrid

Esta fue quizás una de las razones por las que, con dieciocho años, el joven Isidoro decidió trasladarse a Madrid para matricularse en la Facultad de Económicas de la Universidad Complutense. Era un buen estudiante y cinco años más tarde, en 1957, conseguía no sólo licenciarse, sino recibir además el Premio extraordinario de Economía y Ciencias empresariales.

A los 23 años, y recién licenciado, asumió por primera vez un cargo directivo en la organización de la empresa familiar: El Corte Inglés. En 1959 se convirtió en consejero de la misma y en 1966, cuando la compañía empezaba a afrontar su expansión, fue nombrado vicepresidente de una de las empresas que formaban parte del grupo empresarial y consejero delegado del mismo.

Algunos años antes, entre 1945 y 1946 se había acometido la primera reforma en el edificio de la calle Preciados, lo que permitió crear el primer almacén, con una superficie comercial distribuida a lo largo de cinco plantas, divididas en departamentos, de un modo parecido ya al que lo conocemos ahora. Entre los años 1953 y 1955 se incorpora el edificio colindante de Preciados, número 5, con lo que el conjunto duplica la superficie de venta ocupada hasta entonces. «Con el tiempo se irán realizando sucesivas ampliaciones y modificaciones con el fin de ofrecer una imagen moderna y adecuada a las demandas y necesidades de la sociedad», recuerdan ahora en la compañía.

La expansión de los sesenta

La década de los sesenta, con Isidoro Álvarez ya en la empresa, fue clave para la expansión de El Corte Inglés como gran almacén, por la inauguración de nuevos centros en Barcelona, Sevilla y Bilbao, además de Madrid, donde iba aumentando el número de implantaciones, al mismo tiempo que las ya existentes se consolidaban con una creciente oferta comercial. Cuando tras el fallecimientode su tio y fundador, Isidoro Álvarez accedió a la presidencia de El Corte Inglés el 2 de agosto de 1989 era un gran conocedor del negocio.

Entre sus primera decisiones, apostó de forma inmediata por una diversificación del negocio. Ese mismo año, de hecho, se constituyeron y empezaron a operar dos nuevas sociedades del sector asegurador. Por un lado, Seguros El Corte Inglés, Vida, Pensiones y Reaseguros, y por otro, Seguros El Corte Inglés, Ramos Generales y Reaseguros.

Este periodo de crecimiento sostenido culmina en 1995 con la consecución de un hito importante: la adquisición de las propiedades inmobiliarias de Galerías Preciados, una antigua empresa de la expropiada Rumasa. La incorporación a la plantilla de 5.200 empleados y la realización de fuertes inversiones para adecuar los activos adquiridos a la política comercial y a la cultura empresarial del grupo marcaron aquellos años.

El borrón de Estados Unidos

En julio de 1997, se produjo, sin embargo, el primer gran borrón en la evolución del gigante de la distribución. El Corte Inglés se veía obligado a firmar una carta de intenciones para traspasar su filial norteamericana The Harris Company, que había sido adquirida en 1981, en el primer gran salto internacional, a la cadena Gottschalks Inc por tan sólo 40 millones de dólares. La operación final se materializó un año después y ha sido una de las claves que explican que Isidoro Álvarez no llegara a estar nunca del todo convencido de la necesidad de dar un salto a los mercados internacionales, al menos hasta que la virulencia de la crisis económica golpeó con fuerza sus cuentas de resultados y se dió cuenta de que en España o Portugal ya no había sitido suficiente para seguir creciendo.

Durante los años siguientes, y tal como ocurriera poco antes con Galerías Preciados, Isidoro Álvarez no dudo en usar los extraordinarios recursos financieros del grupo -con una situación entonces absolutamente envidiable- para seguir haciendo compras y creciendo así no únicamente por la vía orgánica.

Así, el 29 de junio de 2001 la filial de hipermercados del grupo, Hipercor, entonces en plena fase de crecimiento y capaz de plantar cara a las grandes cadenas del mercado, como Mercadona, Carrefour, Dia Alcampo o Eroski, dio un gran impulso a su crecimiento y adquirió cinco hipermercados a la sociedad Carrefour, así como las galerías comerciales correspondientes. Todos estos activos estaban incluidos en el plan de desinversiones obligado por el Gobierno tras la fusión de Pryca y Continente. Los cinco hipermercados están ubicados en Burgos, Valladolid, Avilés, Sevilla y Málaga. El lunes 2 de julio del mismo año se produjo la apertura de todos los hipermercados bajo la enseña Hipercor.

Este mismo año contó también con otros hitos importantes dentro del grupo. El 23 de noviembre se inauguró al público el primer gran almacén de El Corte Inglés en el exterior, concretamente en Lisboa (Portugal). El centro está ubicado en la zona del Alto del Parque Eduardo VII, en la confluencia de la Avenida Antonio Augusto de Aguiar, la Avenida de Sidonio Paris y la Rua de Marquês de Fronteira, una de las zonas más comerciales de la capital portuguesa.

Compra de Marks & Spencer

Pocos días después, en el mes de diciembre de 2001, El Corte Inglés adquirió a Marks & Spencer los nueve centros pertenecientes al grupo británico después de que éste decidiera cesar sus operaciones en España. El día 18 de diciembre se abrieron al público estos centros, ubicados en Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla y Valencia.

Otro de los momentos clave de la historia del grupo fue la adquisición en diciembre de 2006 de la sociedad Ason Inmobiliaria, propietaria, entre otros activos, del solar del edificio Windsor (que se había quemado casi dos años antes) y del 20 por ciento de Torre Picasso, ambos en Madrid. Pocos meses después, en julio de 2007, la compañía vendió a FCC su participación en este último inmueble al mismo tiempo que avanzaba en el diseño para convertir el solar del Windsor en un edificio que albergara uno de los mayores y más modernos centros comerciales de Europa.

El Corte Inglés vuelve a avanzar ahora con paso firme hacia la internacionalización. En un primer momento se pensó en Italia, pero ahora la mirada está fija en otros objetivos como Europa del Este o Latinoamérica. Para llevarlo a cabo, la empresa contará con Dimás Jimeno, sobrino de Isidoro Álvarez, y con Manuel Pizarro, el expresidente de Endesa, fichado por Isidoro Álvarez primero como adjunto a la presidencia y después como miembro del consejo de administración. El reto pasa no sólo por dar el salto internacional ante la imposibilidad de seguir creciendo ya en España, sino también por buscar fuera nuevs vías de financiación. Todo ello al margen de consolidar los formatos comerciales que más han sufrido durante los años de crisis económica, como los de alimentación, muebles y decoración.

Fuente: Eleconomista.es (14/9/14)

Más información: