¿Por qué el petróleo cae un 40% desde junio y la gasolina sólo un 8%?

Competencia denuncia que los precios de la gasolina sólo cayeron un 3,4% en octubre, por un 9,1% en los mercados internacionales.

evolución precios brent, gasolina y gasóelo en los últimos 6 meses (Expansión)

 

El barril de Brent, la referencia del petróleo en Europa, cerró el mes de noviembre ligeramente por encima de los 70 euros. En los últimos cinco meses, el crudo acumula un descenso del 39,5% en los mercados internacionales respecto a los máximos de junio.

Sin embargo, en todo ese tiempo, el precio de los carburantes a nivel doméstico apenas ha notado una rebaja del 6% en el caso del gasóleo de automoción (que supone cerca de un 80% de la demanda) y un 8,4% en la gasolina. Es decir, cada euro que se rebaja el crudo apenas supone una rebaja de 15 céntimos para el consumidor.

Precisamente, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia señalaba ayer, en su informe mensual de la distribución de carburantes referido a octubre, que los márgenes de distribución se habían ampliado hasta un 5,1% en el décimo mes del año, respecto a septiembre.

Este efecto se ha producido porque las gasolineras apenas han trasladado al público las rebajas de precios en origen. Así, el precio de la gasolina cayó un 3,4% en el poste español, por un 9,1% en los mercados internacionales, mientras que el del gasóleo se deja un 3%, por un 6,9% en el exterior. Todo ello ha provocado que los márgenes avancen hasta los 17,9 céntimos por litro para la gasolina 95 y 17,3 céntimos por litro para el gasóleo.

Algunos economistas señalan que buena parte del efecto se puede explicar por la depreciación del euro en relación al dolar, que es la divisa de referencia para el crudo. Así, la moneda europea acumula un descenso del 8,8% desde que el crudo tocase sus máximos anuales, el 15 de junio. Sin embargo, este efecto apenas tiene incidencia en octubre, cuando el euro sólo cayó un 0,85%.

La CNMC y su predecesora, la Comisión Nacional de la Competencia, habían acusado a las gasolineras de «coordinación en los precios» para mantener unos márgenes articialmente altos. Asimismo, criticaban la dificultad para abrir nuevos establecimientos, lo que causa una gran concentración del mercado en manos de las tres grandes distribuidoras. Todo esto estaría provocando que los precios del gasóleo antes de impuestos se sitúen entre los más altos de europa, en 65,5 céntimos por litro frente a los 62,5 de la media europea. Sin embargo, desde la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP) alegan que estas mediciones infraponderan las estaciones de servicio low cost.

Los costes fijos

Los operadores también señalan que este tipo de comparaciones no tiene en cuenta los costes fijos a los que tienen que hacer frente los carburantes. Es el caso, por ejemplo, del Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (más conocido como céntimo sanitario), que grava cada litro con hasta 5,8 céntimos, independientemente del precio al que se venda en el surtidor. Asimismo, también sería muy difícil ahorrar en los costes fijos (logística y distribución), que suponen 12 céntimos por litro.

Sin embargo, la CNMC reprocha que las gasolineras españolas tienen algunos de los márgenes más elevados de Europa, ya que se sitúan hasta 4,5 céntimos por encima de la media comunitaria. Además, esta diferencia se acentúa en comparación con los países más grandes. Por ejemplo, «el margen bruto en España fue superior al de Francia en 5,8 céntimos por litro en gasolina 95 y en 8,1 céntimos por litro en gasóleo A», señala.

Los márgenes suben un 5,1% en octubre

El desplome de los precios del Brent, frente al ligero retroceso de los precios de los carburantes, ha aumentado los márgenes de las distribuidoras en los últimos meses. Así, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia advierte en su último informe mensual de la supervisión de precios de los carburantes en las estaciones de servicio, correspondiente al mes de octubre, de que los márgenes aumentaron hasta un 5,1% en el décimo mes del año respecto a septiembre, hasta suponer 17,9 céntimos por cada litro de gasolina y 17,3 céntimos por cada litro de gasóleo. Competencia ha llegado a achacar estos efectos a la «coordinación en los precios» entre las distribuidoras, así como la concentración del mercado en manos de las tres mayores empresas. Hasta 35 céntimos más que en EuropaLos precios del Boletín Petrolero de la Unión Europea muestran que España mantiene unos precios mayores que la media, antes de impuestos. Así, las gasolineras perciben 35 céntimos por litro de gasolina más que en el promedio de la UE, y 30 céntimos más por cada litro de gasóleo.

Los operadores, en cambio, replican que estos datos no se pueden comparar, porque cada país utiliza un sistema de medición distinto. Por ejemplo, señalan que en el resto de Europa se da más peso a las estaciones de servicio en manos de supermercados, que aplican una estrategia de mayores descuentos. De acuerdo con los datos de la CNMC, los márgenes se disparan cuando se comparan con los grandes países, como Francia, donde estos beneficios quedan reducidos a poco más que la mitad que los españoles.

El efecto del ‘cohete’ y la ‘pluma’

Muchos economistas suelen criticar el efecto del ‘cohete’ y la ‘pluma’, esto es, que cuando el precio del Brent se dispara, el precio de la gasolina reacciona inmediatamente, pero que cuando el primero disminuye el segundo tarda un tiempo en caer. Esto ha quedado ratificado en buena medida con la actual bajada de los precios.

Por ejemplo, la primera mitad de la bajada (entre julio y septiembre, cuando el Brent cayó un 22%) apenas hizo que los precios de la gasolina descendieran un 1,8% para la gasolina y un 0,5% para los carburantes, si bien es cierto que en este caso estuvo mitigada por la depreciación del euro. En cambio, la segunda mitad de la bajada provocó una baja más drástica de los precios en las estaciones de servicio, del 6,7% para la gasolina y del 5,5% para el gasóleo.

Fuente: Expansion.com (5/12/14)

Etiquetas: