¿Por qué España en el país con más ascensores per cápita?

ascensoresCasi veinte ascensores por mil personas: Parece poco, pero es una cifra elevada si se compara.

Para poner en contexto estos datos, en Estados Unidos la proporción es de 2,8 ascensores por cada mil personas. Italia, segundo país en la clasificación, tiene 14,7 ascensores por cada millar habitantes.

¿Por qué?

La razón por la que España es líder mundial en ascensores tiene una explicación sencilla, el 65% de la población vive en bloques de pisos, casi todos ellos acondicionados con elevadores, incluso los más antiguos. En Europa, tan sólo el 46% de la población vive en pisos, 20 puntos porcentuales por debajo de la media nacional.

El precio de la vivienda vuelve a subir

Otro hecho que destaca la publicación norteamericana y que diferencia a España del resto de países, es el elevado peso que tiene la vivienda en propiedad, infinitamente superior a la vivienda en alquiler. Según datos de la OCDE, el 83,2% de las viviendas habitadas en España son de propiedad, dato que choca con el 41% de Alemania o el 38% de Suiza. Curiosamente, otro país que también tiene un elevado porcentaje de viviendas en propiedad es Irlanda.

Hay que recordar, que el ‘tigre celta’ ha vivido una burbuja inmobiliaria y de hipotecas muy similar a la de España entre 1999 y 2007. Por eso no es de extrañar que el 81,4% de las viviendas irlandesas  están en propiedad.

Regulaciones al alquiler

En España, la historia viene de mucho más atrás. Tal y como se explica en Quartz, durante el franquismo se impusieron fuertes regulaciones al alquiler de la vivienda, con la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1946, incentivando así la vivienda en propiedad, objetivo final de dicha ley. Según explica el economista Juan Mora-Sanguinetti en Quartz, «la intervención en el mercado del alquiler fue muy dura. La protección del inquilino era prácticamente ilimitada. Incluso los familiares cercanos del inquilino podían sucederle y gozar de las mismas condiciones que tenía el anterior arrendatario. Las rentas que tenían que pagar los inquilinos se congelaron indefinidamente». Con esta ley, los propietarios de los pisos en alquiler comenzaron descuidar sus propiedades y a dejarlas de lado, las rentas que pagaban sus inquilinos eran insuficientes para hacer frente a los costes del piso.

De modo, que en 1950 el Gobierno de Franco reconoció la necesidad de cambiar el modelo: «Queremos un país de propietarios, no de proletarios», fue la famosa frase que pronunció el ministro de Vivienda de la época, José Luis Arrese.

Viviendas a la venta

El Gobierno de Franco incentivó a los propietarios para que vendieran sus viviendas a los inquilinos que mantenían en régimen de alquiler. Además, según explica la economista Anna Cabré a Quartz, se pusieron en marcha nuevas construcciones dedicadas exclusivamente a la venta. «La elevada tasa de ocupación y la emigración hacia las ciudades ayudaron a que los ciudadanos decidieran terminar invirtiendo sus ahorros en ‘piedra'»

El elevado porcentaje de vivienda en propiedad parece hacer felices a los españoles. Y es que, el 87% de los españoles dicen sentirse satisfechos con su situación respecto a la vivienda, según datos de la OCDE. Pero también hay una parte negativa. Un elevado porcentaje de viviendas en propiedad es sinónimo de inmovilidad laboral, es decir, los españoles se lo piensan más de dos veces a la hora de trabajar fuera de su ciudad, en la que tiene su vivienda, al contrario de lo que ocurre en países como Alemania.

Fuente: Eleconomista.es (10/10/2014)