Por qué los hoteles no pierden dinero con el buffet libre: el truco está en los primeros platos

En los últimos años, se han popularizado ciertos restaurantes que ofrecen comida ilimitada por un precio cerrado. Esta modalidad la puedes encontrar en distintos establecimientos, pero sobre todo es habitual en locales de comida japonesa, conocidos por sus platos de sushi. Otro punto donde triunfa el buffet es en los desayunos de hotel. Para muchos, es imprescindible contar con un buen desayuno cuando se van de vacaciones, aunque este encarezca el precio de la estancia.

Una de las grandes preguntas que surgen ante este tipo de ofertas es si merece la pena pagar el precio que pone el restaurante o el hotel, ya que en ocasiones es elevado. Y para el establecimiento, ¿sale rentable ofrecer este servicio? En ‘Herrera en COPE’ pusieron el foco hace unas semanas en un estudio que analiza cómo funcionan los buffet y si realmente dan beneficios.

Por qué los hoteles no pierden dinero con sus buffet

«Un estudio concluye que en un buffet el hotel siempre gana dinero porque nos atiborramos con los primeros platos y los más caros están al final del recorrido», contó Carlos Herrera en la sección ‘Los de Bilbao’, capitaneada por Jon Uriarte. Así ha sido demostrado en varios hoteles de Las Vegas, al estudiar el comportamiento de los clientes cuando acuden a un servicio de este tipo, y es que «nos cegamos al llegar» y al final no consumimos los platos que se encuentran más adelante, que suelen ser más caros.

Después de compartir los datos del estudio, Uriarte recordó un chiste de JJ Vaquero, en el que toró de humor ante este tipo de situaciones. «Cuando estéis en un hotel que el buffet desayuno cutre, yo me salgo fuera, compro un pastel de la pastelería, me meto en el buffet del hotel y lo pongo en mi mesa, la gente lo ve y lo busca por el buffet. Yo me río y ellos lo buscan, y le preguntan al camarero», contó Vaquero, provocando las risas en el estudio de ‘Herrera en COPE’.

Tras escuchar el chiste, se sucedieron diversos comentarios de colaboradores analizando las diferentes personas que puedes encontrarte en un buffet. Por un lado, está el «observador», que es aquel que «mira lo que llevas en el plato, que te viene como acosando, dónde habrá sacado este, dónde has cogido esto», mientras que también están los que preguntan directamente o los que se ponen las gafas para observar mejor.

Además, los colaboradores del programa quisieron dar su opinión respecto a los desayunos buffet. Mientras algunos lo catalogaron de «caro y regulero», otros aseguraron que «en un bar de toda la vida» puedes desayunar mucho mejor. «Si yo tomo una tostadita, ¿por qué me tengo que tomar un plato de judías?», fue otro de los comentarios que más risas ha provocado.

Fuente: cope.es (21/4/23) pixabay.com

Sobre Tarraco 4361 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona