Portugal busca inmigrantes a la desesperada para evitar desaparecer

Llegó a dominar el mundo junto con España en el siglo XVI y ahora teme desaparecerPortugal, que ha recobrado recientemente relevancia en la escena internacional –con António Guterres en la secretaría general de la ONU, con Mário Centeno como presidente del Eurogrupo–, que siente que se está acabando de recuperar de una crisis demasiado larga, afronta un peculiar reverso de la moneda: se está quedando sin habitantes.

“Por más cuentas que se hagan, el aumento de la natalidad no basta para reponer nuestro saldo migratorio”; es decir, los nacimientos no cubren la sangría de jóvenes que huyó a raíz del rescate de 2011, y que las autoridades cifran en medio millón de personas. La frase, pronunciada por el primer ministro, el socialista António Costa, hizo que por primera vez se viera con otro color la habitual emigración lusa de la que los portugueses tanto gustan presumir a veces, convencidos de ese ver el mundo da beneficios al país cuando los aventureros regresan. Pero no están regresando.

Costa desplegó el problema como si fuera matemática básica. El país tiene actualmente 10,3 millones de habitantes, con una edad media que ronda los 44 años. El medio millón que se fue, en su mayoría veinteañeros, supone perder cientos de miles de futuros niños que se esperaban mantuvieran el sistema. ¿Qué pasa si nunca vuelven? El Instituto Nacional de Estadística de Portugal, que trabaja con el peor escenario, resolvió la cuenta: si nada cambia, habrá apenas siete millones de portugueses en 2060, año para el cual la mayoría de la población serán ancianos. ¿Quién pagará la pensiones? ¿Quién mantendrá la economía?

“Necesitamos inmigración”, zanjó Costa, quien no quiso dejar resquicio de duda ante la gravedad y agregó: “tiene que ser dicho con claridad:necesitamos atraer talento para vivir en Portugal”. La audiencia, que no dio síntomas de asistir a una declaración exagerada, escuchó la sentencia definitiva sin inmutarse: “Estamos quedándonos no solo con una población más envejecida, sino que tenemos cada vez menos jóvenes. Esto no solo implica que podamos imaginar que en 2060, en lugar de los diez millones que hoy somos, seremos solo siete millones, significa enormes desafíos para la propia sostenibilidad de la sociedad”.

Sin eventuales negacionistas que pusieran objeciones, el Gobierno luso se movió rápido para aprobar una enorme flexibilización de la ley y facilitar que los inmigrantes obtengan la residencia, aunque hay letra pequeña: se beneficiarán sobre todo los trabajadores cualificados y emprendedores. Portugal sueña con la inmigración, sí, pero también impone un filtro.

Seducir a los extranjeros como sea

Con la sensación de urgencia que transmiten las estadísticas, el país ha decidido aprovechar su buena imagen en el exterior como país seguro, con buen clima y calidad de vida para atraer a los jóvenes cualificados y emprendedores. Es un mensaje que el gobierno de Costa lleva años construyendo, por ejemplo, a través de la Web Summit, el prestigioso congreso internacional de tecnología que reúne tres días al año en Lisboa a los responsables de compañías como Microsoft, Uber, Facebook y hasta Tinder junto con otros cientos de microproyectos que sueñan con copar las portadas de Forbes.

Se busca una imagen de país “startup friendly”, cuyo mantenimiento costará a las autoridades 11 millones de euros al año, la cantidad de inversión prometida a los responsables del evento para permanezcan otra década en el país. En este clima se lanzó en noviembre del año pasado la “Startup visa”, un visado de residencia para fundadores de empresas emergentes que demuestren que su proyecto tendrá el potencial de alcanzar un valor de 325.000 euros o un volumen de negocios anual que supere el millón de euros a partir del tercer año de existencia.

A partir de este 1 de octubre, sin embargo, es más fácil para otros grupos de extranjeros. La clave es una flexibilización legislativa lograda, que simplifica ahora el procedimiento para obtener la residencia a estudiantes de países de lengua portuguesa, trabajadores que lleguen al país a través de un traslado dentro de su empresa y, por último, a alumnos e investigadores de programas de movilidad.

Con esta tendencia, en 2050 los lusos entrarían así en la lista de los cinco países más envejecidos del mundo

Es por tanto una inmigración cualificada o con capacidad financiera para emprender un proyecto que se demuestre altamente rentable en poco tiempo; con todo, también hay una ventana de oportunidad para los inmigrantes irregulares, pero muy pequeña: podrán tener autorización de residencia por razones humanitarias si demuestran que trabajan desde hace un año en el país. Algo complicado, toda vez que quienes carecen de papeles muchas veces trabajan en el campo luso por sumas que cobran en negro, y quienes reconozcan haberles empleado durante un año en estas condiciones afrontan una sanción. Aún así, el cálculo es que se beneficien unas 30.000 personas que actualmente trabajan de forma irregular.

Un “desafío estratégico”

La disminución de la población es considerada como un “desafío estratégico” por Costa tras dar de bruces con la batería de indicadores que llevan avisando durante años del peligro, aunque de forma espaciada. Uno de ellos es la tasa de natalidad, actualmente del 8,4 %, la misma que España, según datos de Eurostat. Portugal está en los últimos puestos de la tabla europea, y solo Italia y Grecia presentan peores números. La baja tasa de natalidad se explica por la emigración, pero no solo. Los portugueses tienen un salario medio que ronda los 800 euros, y combaten una precariedad que se ha hecho fuerte con la crisis; solo un tercio de los contratos creados desde 2013 es indefinido.

Al mismo tiempo, el boom inmobiliario que padece Europa ha alcanzado categoría de hipérbole en Lisboa y Oporto, a la sazón las ciudades que concentran mayor cantidad de jóvenes y donde las casas de una habitación se alquilan por alrededor de 700 euros, en tanto que el metro cuadrado, si se animan a comprar, cuesta más de 2.500 euros en promedio. Resultado: las portuguesas retrasan la maternidad hasta los 30 años –dos más que antes de que la troika rescatase al país en 2011– y tienen en promedio solo 1,37 hijos.

El dato acaba por ser determinante cuando se suma a él la emigración, que ha dejado muy pocos jóvenes en Portugal. La edad media en el país es ahora de 44 años, y hay más personas con más de 65 años que adolescentes. De hecho, la previsión de agencias como Bloomberg es que casi la mitad de la población tenga más de 60 años para 2050. Los lusos entrarían así en la lista de los cinco países más envejecidos del mundo, por detrás de Japón, Corea del Sur, Grecia e Italia.

Los que ya han llegado

Portugal cuenta actualmente con 421.000 extranjeros inscritos como residentes, el 81 % de los cuales son población activa que en su inmensa mayoría vive en Lisboa, pero muy pocos de ellos tienen esas profesiones “de elevado valor agregado” que tanto seducen a las autoridades. Se estima que algo menos de 23.000 personas entren en ese grupo, en tanto que el resto trabaja en restauración o en los masificados “call centers”, la mayoría españoles e italianos que comparten piso y se da cita los viernes en Bairro Alto.

Portugal quiere atraer a trabajadores cualificados que revitalicen la economía lusa

Los otros, la minoría, suele emplearse en proyectos tecnológicos y trabajar en incubadoras como Second Home, que abrió a orillas del Tajo en diciembre de 2016 la que es su primera oficina internacional después de la que tiene en su Londres natal. “Tenemos aquí a cerca de 350 personas, unas 140 empresas compuestas por ‘freelancers’, corporaciones, individuos y startups”, dice a El Confidencial Débora Nabais, administradora del espacio, que recibe muchos pedidos de personas que quieren traer su proyecto aquí. “Estamos generalmente llenos, hemos alcanzado la capacidad máxima. De hecho, tenemos tanto demanda que vamos a abrir un nuevo espacio que será mayor que éste”.

Second Home alberga en un 50 % extranjeros, sobre todo de Francia, Alemania y Reino Unido, especialmente interesados ante el inminente “brexit” por asentar sus empresas en suelo europeo, aunque a veces superan el 60 % de extranjeros. A ellos se encomiendan las autoridades para que revitalicen la economía y, con un poco de suerte, formen también familias que eviten la desaparición de Portugal.

Fuente: Elconfidencial.com (25/10/18) Pixabay.com