¿Puede Europa prescindir del gas ruso?

El pasado 30 de noviembre, el organismo que aglutina todas las redes europeas de gas, hizo un simulacro. Más concretamente, diecinueve. Planteó sobre el papel diferentes escenarios de corte del suministro y sus posibles soluciones e implicaciones en el consumo. En ninguno de esos planteamientos se contemplaba la posibilidad de un cierre total del grifo del gas con Rusia.

Conclusión: Europa no está preparada para prescindir del gas ruso, su principal proveedor con un tercio de las importaciones. Y esta dependencia y riesgo se convierte en verdadero pánico en el mercado: este lunes el precio gas ha amanecido con una subida superior al 40%

Incrementar nivel de almacenamiento

Esto no tiene sentido y lo que indicaría es que las empresas europeas están adelantando todo lo posible las compras. “Europa ya está pensando en el invierno que viene”, sostenía Gonzalo Escribano, director del programa de Energía y Clima del Real Instituto Elcano, en una entrevista en Capital Radio.

Buscar otros proveedores de gas

La solución del almacenaje no es la única y tendrá que coordinarse a nivel europeo para aumentar la eficacia de las medidas. En la lista figura también aumentar la lista de proveedores de gas. Tampoco es tarea sencilla. 

  • Ni aunque consiguiéramos aumentar relaciones con otros productores se supliría todo el gas de origen ruso, según un estudio de Bruegel. 
  • El gas tendría que llegar por barco en modo líquido (GNL). Pero no puede llegar a cualquier puerto, sino a uno que tenga una planta para regasificarlo (convertirlo en gas de nuevo). Hay 20 instalaciones de este tipo en toda Europa y no están funcionando a pleno rendimiento.
  • España cuenta con un tercio de esta capacidad (siete plantas en total). Pero por mucho más GNL que recibieran estas instalaciones, el problema es que no están bien conectadas para distribuirlo por el resto del continente.
  • Esta debilidad del sistema europeo se señala en todos los informes: el país con mayor posibilidad de recibir GNL, España, es casi una isla energética en Europa. 
  • Había un proyecto de tubería para conectarnos con Francia que se descartó. «Construirlo ahora tardaría años, es decir, no llegaría a tiempo», explica Escribano.
  • Además, su rentabilidad tampoco estaría muy clara porque en 2050 Europa se ha comprometido a tener emisiones cero. 

Cortar o no cortar el grifo

Europa debe reducir sus compras de gas ruso por muchos motivos, los dos más urgentes:

  • Rusia puede detener los envíos como represalia. Hay que prepararse para esto.
  • A los precios actuales del gas, un 75% más caro que antes de iniciarse el conflicto, la UE manda cada día 660 millones de euros a Rusia, según los cálculos de Bruegel. Son 27,5 millones cada hora que pasa.
  • Porque la guerra no ha alterado el suministro: el gas ruso sigue fluyendo por los gasoductos que recorren Ucrania. Así que Europa por un lado impone sanciones económicas a Rusia, pero por otro, le sigue llenando los bolsillos con sus compras de gas para financiar la guerra.

WhatsApp Image 2022-03-04 at 12.53.17Fuente: BruegelBRUEGEL

Acelerar la transición energética

Un reciente informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) cree que la UE podría reducir en hasta un tercio las compras de gas ruso en el próximo año e iniciar una senda para desconexión total en 2030. Además de las medidas ya mencionadas, se habla de: 

  • Acelerar la instalación de plantas solares y de energía eólica todo lo posible. 
  • Maximizar la producción de las centrales nucleares y los biocombustibles. 
  • Animar a la gente a bajar la calefacción. Reducir el termostato 1º en los edificios puede suponer hasta un 6% menos de demanda de gas ruso.
  • Ayudar a los consumidores. Se ha calculado que a estos precios del gas otras centrales eléctricas (que cobran a precio de gas sin tener el coste del combustible) recibirán 200.000 millones de beneficios caídos del cielo. Utilizar ese dinero para compensar a los consumidores. 

La Comisión parece que también se ha replanteado esta cuestión de los beneficios de las eléctricas. En unos días presentará más medidas para amortiguar el precio de la luz. Se podrían introducir ajustes temporales para que el gas no contamine, como dice la ministra española Teresa Ribera, el sistema de precios de la electricidad.

España fue de los primeros países en pedir cambios en la fijación de precios ya en septiembre, con escaso éxito. Entonces, la luz superaba los 150 euros el MWh. Este lunes será máximo histórico: 443 euros el MWh.

Los economistas suelen decir que los precios emiten señales y que éstas sirven a las empresas y ciudadanos a tomar decisiones. Así que, Europa ya está pensando en el escenario 20: ‘Se interrumpe el envío de gas desde Rusia’. 

Fuente: niusdiario.es (8/3/22) pixabay.com

Sobre Tarraco 4394 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona