¿Qué es el efecto “leap frog”? La razón por la que el fuego asciende plantas en los edificios durante un incendio

Las impactantes imágenes del incendio de grandes proporciones en un edificio de 14 plantas en el barrio de Campanar, en Valencia, están dando la vuelta a España. La rapidez con la que se propagó el fuego que devoró la fachada del edificio dejó un reguero de escenas que acreditó la virulencia del incendio. Detrás de ello, hay una explicación científica. Se trata del efecto “leap frog”, conocido como salto de rana en español.

Los incendios en fachadas dependen de numerosos factores como las condiciones del entorno o el clima, la concentración de combustibles en el escenario, las propiedades térmicas de los cerramientos o la distribución de los huecos de ventilación, entre otros elementos, de ahí la dificultad de controlar la situación. En este sentido, la propagación a través de las ventanas, el llamado efecto “leap frog”, resulta determinante en un suceso de estas características. Se trata de la principal vía por la que el fuego consume el edificio.

En términos científicos, el efecto “leap frog” es la capacidad del incendio para propagarse de forma ascendente y secuencial a través de las ventanas de un edificio. Se da como resultado de una intensa emisión de llamas y humo través de las ventanas de un recinto.

¿Qué ocurre al desatarse?

Según explican diferentes webs expertas en seguridad contra incendios, el efecto “leap frog” provoca que el flujo de calor proyectado, al ser muy intenso, ocasione la rotura de los vidrios de las ventanas de la planta superior. De esta forma, se acentúa el riesgo de que se originen fuegos secundarios y continúa así la propagación ascendente.

La presencia de objetos cercanos a la fachada, como pueden ser cortinas, persianas, toldos o muebles en general, altamente inflamables todos, aumenta el efecto. Son elementos que arden fácilmente y aceleran la propagación del fuego. Al efecto “leap frog” también se le vincula el peligro de alcanzar a edificaciones vecinas en función del tamaño y la intensidad del propio incendio.

En definitiva, la propagación del incendio a través de las ventanas de la fachada y su tamaño y duración obedecerán a la carga del fuego, a las condiciones de ventilación y las características del edificio, además de otros factores relevantes en este sentido como son la temperatura, la presión, la humedad relativa y el viento.

Fuente: as.com (23/2/24) pixabay.com

Sobre Tarraco 4383 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona