¿Quién está tras el Costa Concordia?

El barco de cruceros Costa Concordia, de 114.500 toneladas, 290 metros de eslora y capacidad para 4.000 pasajeros, pertenece a la compañía Costa Cruises, una de las marcas bajo las que opera el gigante turístico estadounidense Carnival Corporation.

La empresa cotiza en la Bolsa de Nueva York, en la de Londres y en Fránkfurt, pero las noticias del accidente llegaron el viernes por la noche, cuando los tres mercados ya estaban cerrados. De momento, la cotización cae un 20% en la apertura del mercado británico. Habrá que esperar a mañana, cuando reabra Wall Street por el festivo del lunes, para ver la reacción en su mercado original.

Carnival Corporation posee una flota de 100 naves, que en 2010 le generaron unos ingresos de 15.793 millones de dólares (12.484 millones de euros). Con una capitalización bursátil de 22.640 millones de dólares a cierre del viernes, sería la octava empresa del Ibex 35, si cotizara en España. Carnival Corp valdría más que compañías como Endesa, Gas Natural, Caixabank o Abertis; y se situaría solo por debajo de Telefónica, Santander, Inditex, BBVA, Iberdrola, Repsol YPF y ArcelorMittal.

El modelo de negocio de estas compañías se basa en dos fuentes de ingresos principales: la venta de billetes para los cruceros, de donde proceden cerca de tres cuartas partes de las ventas totales, y los ingresos que se producen «a bordo», que supone la cuarta parte restante. En este último apartado se incluyen servicios como minibar, servicio de telefonía, máquinas recreativas, casinos, etc.

La compañía opera varias marcas, la mayoría segmentadas geográficamente en función de las nacionalidades de los clientes. Costa Cruises, propietaria del Costa Concordia, tenía a Italia, Francia y Alemania como mercados principales. En Reino Unido, Carnival Corp opera bajo las enseñas P&O Cruises y Cunard; en Alemania como AIDA Cruises; y en España y Sudamérica como Ibero Cruises. En EEUU la compañía opera cuatro marcas: Carnival Cruise Lines, Princess Cruises, Holland America Line y Seabourn.

Mientras Costa Cruises es la mayor marca europea de Carnival (con 14 barcos y capacidad para 29.202 pasajeros); la española Ibero Cruises es la más pequeña de todas ellas (con 4 navíos y capacidad para 5.008 pasajeros).

Huella española
Tanto Carnival como su filial Costa Cruceros han tenido una estrecha relación con el mercado español. Carnival compró en 2007 el 75% de la filial de cruceros del grupo español Orizonia, Iberojet Cruceros y que tras la operación pasó a denominarse Iberocruceros o Ibero Cruises.

Orizonia mantuvo una participación del 25% en el capital de la compañía, aportó a la ‘joint venture los dos buques con que hasta entonces operaba sus cruceros la empresa. Carnival y Orizonia explotaron conjuntamente la compañía participada por ambas hasta que en 2009 Costa Cruceros, filial de la propia Carnival, se hacía con el 100% del capital de Iberocruceros.

Impacto de la crisis

Aunque la compañía ha logrado incrementar un 20% sus ingresos desde 2007 hasta 2011, también lo han hecho los costes operativos, que han subido un 31%. De este modo, la compañía ha pasado de ganar casi 2.500 millones en 2007 a algo más de 1.900 millones en 2011, lo que supone un descenso cercano al 25%.

Fuente: Expansion (17/1/2012)