¿Quién paga, cuánto y por qué por usar el dinero de plástico?

11169895-terminal-de-banco-y-de-procesamiento-de-tarjetas-de-credito-aislado-en-blancoP ¿En qué consiste la comisión por pagar con tarjeta bancaria?

R Se trata de una tasa de intercambio que abona la entidad financiera del comerciante a la entidad del cliente por la gestión electrónica del pago.

P ¿En qué momento se paga esta comisión?

R Tras efectuar la operación, el banco del comerciante le ingresa el equivalente al pago, pero le descuenta la tasa.

P ¿A qué cantidad asciende el cargo?

R Depende de cada país. En algunos ni siquiera se aplica, según la CE. En otros, como España, ronda el 0,60% del pago, si es con tarjeta de débito (es decir, cargo inmediato) o el 0,70% si es de crédito (cargo diferido).

P ¿Cómo se calcula el importe de la comisión?

R Es un enigma, según Bruselas. Hasta hace poco, Visa y Mastercard ni siquiera hacían públicas las tarifas. Bruselas exigió su publicación pues sospecha que las dos empresas explotan al máximo cada mercado nacional, en función de sus características y las comisiones de un país pueden llegar a multiplicar por 10 las de otro.

P ¿Pueden librarse el comerciante o el cliente?

R Ahora no. El mercado está fragmentado y el comerciante está obligado a tramitar los pagos a través de un banco de su país. Y difícilmente puede no aceptar dos marcas de tarjeta que acaparan el 90% de las 727 millones de tarjetas emitidas en Europa. Visa y Mastercard obligan a sus clientes comerciales, además, a aceptar todos sus productos, incluidos los más caros (como la tarjeta oro).

P ¿Se acabarán los recargos por cobrar tarjetas?

R Bruselas calcula que con una rebaja tan drástica como la prevista en el reglamento ya no estará justificado ningún recargo, una práctica muy habitual en sectores como el aéreo. Por si acaso, la CE también aprobó ayer una directiva que mejora la protección del consumidor. Ambos textos deben ser ahora aprobados por el Consejo de la UE y el Parlamento Europeo.

Hachazo a las comisiones en tarjetas: la CE pretende un recorte de más del 60%

Bruselas se ha hartado. Y tras más de una década abriendo expedientes por abuso de posición dominante contra Visa y MasterCard (que controlan el 97% del mercado de tarjetas en Europa) para obligarles a rebajar sus tarifas, la CE ha decidido atajar el problema y fijar por adelantado un límite a las comisiones por pago con tarjeta.

“Las comisiones que pagan las tiendas acaban en la factura de los consumidores”, ha señalado el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, tras aprobarse el Reglamento. “A menudo”, añadió Almunia, “no son conscientes de ello e, incluso, se les anima a pagar con tarjetas a base de promociones y ofertas que acaban proporcionando mayores ingresos a sus bancos”.

El nuevo Reglamento, que necesita la aprobación del Consejo de ministros y del Parlamento Europeo para entrar en vigor, limitará las comisiones al 0,20% en las tarjetas de débito y al 0,30% en las de crédito. En el caso de España, según la CE, las comisiones de Visa ascienden en ambos casos alrededor del 0,6%. Para Mastercard no hay datos. El Reglamento, por tanto, supondrá una rebaja de al menos el 60%.

Las patronales del sector comercial y las organizaciones de consumidores han celebrado hoy la aprobación del Reglamento y aseguran que redundará en mayor competencia y en precios más baratos.

El sector bancario ha advertido en las últimas semanas que la rebaja de comisiones de pago podría traducirse en un incremento de las comisiones por emisión de tarjeta. Pero la CE quita importancia a la amenaza. “Si pudieran subir las comisiones, ya lo hubieran hecho”, señala la CE. Y recuerda que en EE UU, donde ya se fijó un tope para las comisiones, los bancos también intentaron subir sus tarifas y tuvieron que renunciar ante las quejas de los clientes.

La CE, además, ha aprobado hoy una nueva directiva sobre servicios de pago que refuerza los derechos de los clientes y regula nuevos canales de pago (a través de Internet, sobre todo), lo que aumentará la presión competitiva sobre las tarjas de crédito.

El comisario de Mercado Interior, Michael Barnier, que ha presentado la directiva y el reglamento junto a Almunia, ha considerado desproporcionada la campaña en contra del sector bancario y, en particular, la de MasterCard.

“Entiendo”, ha dicho Barnier en un tono inusualmente duro, “que una gran compañía estadounidense como MasterCard quiera defender sus intereses, pero dedicarse a colocar publireportajes en la prensa francesa, con mi foto incluida, pensando que me van a impresionar…. Sinceramente, me ha parecido una campaña insoportable”.

Aerolíneas

Cuando entre en vigor el nuevo reglamento, se prohibirá a los comercios aplicar recargos por aceptar tarjetas de crédito y de débito. Estos recargos, según destaca Bruselas, son ahora muy comunes para la compra de billetes de avión. Con la introducción de topes a las comisiones, los costes para los minoristas se reducirán sustancialmente y estos recargos ya no estarán justificados, alega la Comisión.

En el caso de las tarjetas que no estén sujetas a este tope (como las dirigidas a empresas o las American Express o Diners), los comercios seguirán pudiendo aplicar recargos o rechazar aceptarlas.

Fuente: Cincodias.com (24-25/7/13)