Se busca estudiante para ingresos extra

se alquilaSon buenos pagadores, se han convertido en la solución más rentable para dar salida a los pisos vacíos y generan importantes ingresos a sus propietarios. Los estudiantes han hecho méritos propios para ser los inquilinos perfectos. Desde abril y hasta el mes de junio miles de jóvenes de otras provincias y países buscan un piso en el que alojarse durante el próximo curso.

Aviso para propietarios: no suele haber impagos, ya que responden sus padres o instituciones educativas vía becas de estudio. Cuentan con un presupuesto medio de 320 euros, un 3% más que en 2012, según Easypiso. Aunque pueden llegar a pagar, según la zona, hasta 400 euros mensuales. Y, «el 80% opta por compartir vivienda para ahorrar y conocer gente en la ciudad en sus primeros días», dice Ángel del Pino Paláu, director comercial de Aluni.net, empresa que ofrece habitaciones en apartamentos a estudiantes desde hace 15 años.

Alquilar habitaciones sale más a cuenta. «La rentabilidad si se arrienda el piso íntegro a un único inquilino podría situarse en torno a un 3% de media, mientras que si se hace por habitaciones podría estar en un 5%», indica Manuel Gandarias, director del Gabinete de Estudios de pisos.com. Esto es, «con el alquiler de un piso de cuatro habitaciones en el distrito madrileño de Moncloa el casero puede sacar unos 1.400 euros al mes, mientras que por cada habitación puede pedir 400 euros, lo que suma 1.600 euros. El incremento es de un 15% aproximado», calcula del Pino. Ahora bien, hay que tener en cuenta que estos arrendamientos exigen cierta dedicación y gestión por la alta movilidad de inquilinos.

Los estudiantes continúan liderando el alquiler de pisos compartidos en España, de hecho el 59% de las personas que comparten son estudiantes, un 47% más que dos años atrás, explican en Easypiso, portal con 5.000 habitaciones en pisos compartidos. Afirman que las diez ciudades donde más estudiantes buscan piso son Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Granada, Málaga, Salamanca, Alicante, Zaragoza y Bilbao.

Buscan dormitorios amueblados y que la renta incluya los consumos

Es un mercado con una rotación altísima -entre tres meses y un año-, casi tanto como su demanda. “Los estudiantes nacionales, ante la dificultad de encontrar trabajo, amplían sus estudios. Y los extranjeros que vienen a España ronda los 77.000 (de los cuales casi 40.000 son Erasmus), con un aumento anual del 10% desde 2008”, dicen en Aluni.net.

Es cierto que parte de estos arrendamientos suelen ser temporales, bien para un curso o bien para un semestre, pero «es muy fácil y rápido encontrar nuevos inquilinos porque la demanda es muy alta», señalan en Uniplaces, portal de alojamiento para internacionales. El 95% de sus reservas son hechas por estudiantes extranjeros de programas de intercambio que buscan habitación en España desde sus países de origen. Esta empresa, que cuenta con 30.000 habitaciones, ha hecho números y afirma que los propietarios de viviendas vacías de Madrid, Barcelona y Valencia están perdiendo 334 millones de euros al mes por no alquilar su piso a estudiantes.

Ahora bien, no todos los dueños tienen la fortuna de disponer del tipo de piso que busca este inquilino. No todo vale. Lo más importante es la localización. Quieren zonas céntricas, con ambiente, pero que estén bien comunicadas con sus universidades o centros de estudio. No tienen por qué estar al lado, pero sí deben ser accesible mediante transporte público, cuentan en Uniplaces. Según Aluni, hay dos tipos de estudiantes: los que quieren el centro de la ciudad aunque estén lejos de su lugar de estudio (nacionales y Erasmus), y los que buscan lo contrario (especialmente los chinos).

El 59% de las personas que comparte piso está estudiando

Que estén amueblados es condiciónsine qua non. También, que dispongan de wifi y que los consumos estén incluidos. Las viviendas deben tener a partir de 90 o 100 metros útiles para albergar de tres a cuatro estudiantes. Y las habitaciones tienen que ser amplias, entre los 8 y los 10 metros cuadrados, explica Gandarias. Lo más demandado: lavadora (en un 92% de los casos), habitaciones amuebladas (89%), televisión (81%), Internet (75%), teléfono (51%), balcón (51%), habitaciones exteriores (50%) y ascensor (49%), según pisos.com. Del último informe realizado por este portal a finales de 2014 se desprende que las ciudades más caras son San Sebastián (400,12 euros al mes), Madrid (348,24), Barcelona (335,89), Bilbao (318,09) y Alicante (301,76).

En Madrid, la zona más solicitada es la de Moncloa-Argüelles, junto a Ciudad Universitaria. Aquí una habitación puede costar hasta 460 euros al mes, el doble que en Vicálvaro o Móstoles. Lo mismo ocurre en Barcelona, donde una habitación en el centro de L´Eixample puede rondar los 450 euros, la mitad que en barrios como Poblenou o en ciudades con campus, como Sant Cugat, señala Ángel del Pino Paláu.

Pero si hay una ciudad universitaria por excelencia es Salamanca, donde la población estudiantil se acerca al 15% de su población total. «Estimamos que pueden llegar a ser unos 8.000 al año los que buscan vivienda para alquilar por un coste que no supere los 200 euros al mes», dice Enrique Juanes, bróker de Re/Max Futuro. Buscan pisos de tres o cuatro dormitorios, con calefacción central y, si es posible, con una cama, una mesa, una silla y una estantería en cada habitación.

Que esté reformado no parece ser esencial. «Los pisos para estudiantes son inmuebles que se han quedado antiguos; para un estudiante que va a estar un año el estado no es tan fundamental como para alguien que va a vivir tres años», opina Jorge del Río, de Re/Max Rosales.

Fuente: Elpais.es (26/3/15)