Telefónica y Liberty firman la creación de la ‘teleco’ líder del Reino Unido

La operadora española crea con Liberty la ‘teleco’ líder del mercado británico por clientes, con un valor de empresa (enterprise value) de 38.000 millones de libras (43.500 millones de euros) y 46,5 millones de clientes. Generará unas sinergias de 6.250 millones de libras (7.100 millones de euros). La presidencia será rotatoria cada dos años y el primer presidente será Mike Fries, el CEO de Liberty, aunque no tendrá voto de calidad.

Telefónica y Liberty Global han llegado a un acuerdo para unir sus negocios en el Reino Unido, el grupo móvil O2 por parte de Telefónica y la operadora de cable y TV de pago Virgin Media por parte de Liberty, para formar una joint venture participada al 50% por ambas compañías. Este reparto accionarial se reflejará en el consejo de administración que estará formado por 8 miembros, cuatro de cada parte, y una presidencia rotatoria cada dos años,en la que el presidente no tendrá voto de calidad. El primer turno corresponderá a Mike Fries, consejero delegado de Liberty Global, según han desvelado las dos compañías en una conferencia con analistas a primera hora de la mañana.Además, algunas decisiones requerirán la unanimidad del consejo.

La nueva firma dará lugar a un proveedor integrado de telecomunicaciones líder en el Reino Unido con más de 46,5 millones de suscriptores de vídeo, banda ancha y conectividad móvil, (de los que 32.6 millones corresponden al móvil, 5.3 millones a banda ancha fija, 4.9 millones a voz fija y 3.7 millones a TV de pago), que supera ligeramente a los 46,3 millones de clientes de BT. En cuanto a ingresos, en 2019 cerró con 11.300 millones de libras (unos 13.000 millones de euros), según ha comunicado Telefónica a la CNMV y se sitúa por detrás de los 13.500 millones de libras registrados por BT en 2019.

La fusión de O2 y Virgin Media sacude el mercado británico

Video thumbnail

La firma tendrá fuertes posiciones en el segmento de telecomunicaciones fijas y banda ancha fija, procedente del negocio que aporta Virgin, la filial de cable de Liberty Global, y con una sólida presencia en el mercado móvil, a través de O2, la subsidiaria de Telefónica en Reino Unido.

Además, juntos, son el único otro grupo británico, junto con BT, capaz de ofrecer paquetes integrados de fijo, banda ancha, TV de pago y móvil, lo que no sólo supondrá un duro competidor para BT, sino una dificultad competitiva añadida para el resto de los actores del sector: Vodafone y Hutchison en el móvil y Sky y TalkTalk en la banda ancha.

Los mercados han acogido bien la operación y Telefónica ha abierto con subidas cercanas al 4% que se han dado la vuelta después. A media mañana cotiza con una caída del 0,49%.

Sinergias

Según la operadora española, «la transacción aportará un valor significativo, con sinergias valoradas en 6.250 millones de libras (unos 7.200 millones de euros) en términos de valor actual neto. El 65% de estas sinergias son ahorros de costes por el recorte en gastos de marketing -aunque aún no se ha decidido si se va a usar una sóla marca, algo que se decidirá después-, la reducción de las posiciones redundantes en la plantilla y el ahorro en gastos de roaming para el negocio móvil de Liberty,(que tiene un 3% de cuota) que ahora usa la red de BT y que pasará a usar la de O2. Otro 15% de las sinergias procederán de las inversiones (capex) en la combinación de las redes y los sistemas de IT, y un 20% procedentes del aumento de ingresos por las ventas cruzadas. El grupo ha señalado que no ha incluido las posibles sinergias financieras ni fiscales.

Hay que recordar que, para el 5G, Telefónica tendrá que conectar la mayoría de sus torres de telefonía móvil, al menos en las grandes ciudades, con fibra óptica, para no convertirse en un cuello de botella por la alta velocidad de transmisión de este estándar. Eso supone una inversión muy elevada que la red de transporte de fibra de Virgin puede reducir considerablemente.

Telefónica espera recibir 5.700 millones de libras (6.500 millones de euros) de fondos totales tras el pago compensatorio de 2.500 millones de libras (2.860 millones de euros) que recibirá por parte de Liberty Global. Esta cifra la usará previsiblemente para reducir deuda en la matriz, porque la compañía española ha asegurado que, de resultas de la operación, reducirá su deuda entre 5.500 y 5.800 millones de libras.

La joint venture se fija un objetivo de deuda neta de entre 4 y 5 veces el resultado operativo antes de amortizaciones (OIBDA). Las dos partes han acordado mecanismos de restricción a la transmisión de las acciones de la joint venture a terceros, que tendrá una duración inicial de 3 años. A partir del tercer año, cualquiera de los socios podrá pedir una salida a Bola (OPV). A partir de los cinco años tras el cierre de la operación, cualquiera de los dos socios podrán transmitir su participación a un tercero, sujeto a un derecho de adquisición preferente otorgado a favor del otro socio.

43.500 millones de valor de empresa

La operación creará un gigante con un valor de empresa (enterprise value) de 38.000 millones de libras (43.500 millones de euros), de los que 12.700 millones de libras (14.540 millones de euros) corresponden a Telefónica y 18.700 millones de libras (21.400 millones de euros) a Virgin Media.

O2 ha tenido una gran evolución comercial en los últimos años, lo que es mérito del equipo de gestión liderado por su CEO, Mark Evans, que heredó la dirección de la operadora tras el trauma de que la CE vetase la venta de O2 a la compañía hongkonesa Hutchison, -por unos 13.000 millones de euros- en junio de 2016, nada más aterrizar José María Álvarez-Pallete en la presidencia de Telefónica

La operación es negativa para los intereses de BT, que está bajando un 8,3% en Bolsa, tras cancelar el dividendo y para Vodafone (que cae un 0.45%), ya que pierde al que era la mejor opción para crear una compañía conjunta de fijo y móvil a pesar de haber negociado en varias ocasiones entre ambos. De hecho, en 2018, Vodafone y Liberty Global llegaron a un acuerdo por el que la operadora británica de móviles adquiria los activos de cable de Liberty en varios países de Europa (Alemania, Hungría, Rumanía y República Checa) y creaban una compañía conjunta con Holanda, la actual Vodafone-Ziggo, controlada al 50% por ambos grupos. Algunos analistas creen que Vodafone tratará de tentar a Liberty para que cambie de socio en Reino Unido.

Pero en cualquier caso, la creación de O2-Virgin provocará una aceleración del proceso de convergencia fijo-móvil en Reino Unido, que hasta ahora había sido tímido. BT, el único operador capaz de ofrecer tarifas combinadas de banda ancha fijo+móvil, no había sido muy agresivo porque la convergencia supone casi siempre una reducción de los ingresos medios. Ahora, con dos operadores convergentes la convergencia se acelerará y dejará en peor posición a los otros cuatro operadores que no están integrados: Vodafone y Hutchison en fijo y Sky (propiedad de la americana Comcast) y TalkTalk, en móvil. Y los analistas pronostican que las probabilidades de que haya una consolidación entre estos cuatro crecerán, sobre todo si las ofertas convergentes de O2-Virgin logran tracción comercial.

Operación histórica

La integración supone la mayor operación de fusiones y adquisiciones desde que se declaró la pandemia y además, superaría a la última gran adquisición del sector en el mercado británico: la compra en 2015 del operador móvil Everything Everywhere por parte de BT a cambio de 12.500 millones de libras (15.000 millones de euros). Para Telefónica, además, no sólo es la operación más grande desde que José María Álvarez-Pallete pasó a ocupar la presidencia, sino que es la mayor operación desde octubre de 2005, cuando adquirió O2 y sus filiales (en Reino Unido, Alemania e Irlanda) por 26.000 millones de euros.

Plazos

Telefónica ha desvelado que la transacción será notificada a la Comisión Europea, si bien indica que requerirá autorización de la autoridad británica de la competencia (Competition and Markets Authority o CMA). Si se aprueba en fase 1, el cierre de la transacción tendrá lugar entre el cuarto trimestre de 2020 y el tercer trimestre de 2021. Si se aprobase en fase 2, el cierre tendría lugar entre el segundo trimestre de 2021 y el primer trimestre de 2022

Fuente: Expansion.com (8/5/20) Pixabay.com