Un café a dos euros desencadena una multa de 1.000 euros al hostelero y genera un intenso debate en Italia

Italia se debate en una profunda polémica generada por el precio del café después de que un cliente indignado por tener que abonar dos euros por un un expreso descafeinado llamara a la Policía Municipal de Florencia y el establecimiento acabara siendo multado con 1.000 euros.

Aunque la popular cafetería Ditta Artingiale no sería sancionada por el precio al que había servido el café sino por el hecho de que el coste no figuraba en ningún lugar físico y visible del local, lo cierto es que la denuncia del insatisfecho cliente no sólo ha derivado en una disputa con el propietario, sino que ha motivado una discusión en todo el país.

«Pagar un euro por un café no es sostenible«, escribiría en sus redes sociales Francesco Sanapo, el hombre que regenta la cafetería, para justificar el precio. «El café que serví proviene de una pequeña plantación en Chiapas, se extrajo de manera natural y fue preparado con mucha profesionalidad por mis baristas», argumentó.

Además, el propietario desveló que ya había pagado su infracción. «No estoy desilusionado por la multa, es justa, es correcta», señalaría antes de lanzar un dardo al cliente. «Este señor ahora anda orgulloso de sí mismo. Espero sinceramente que este vídeo le llegue de alguna manera para que tal vez pueda tener la oportunidad de conocerlo, expuso Sanapo.

La polémica no finalizaría ahí, sino que tanto las redes sociales como los medios de comunicación sirven como altavoz de un debate que no elude nadie. Así, mientras el gremio cafetero ha mostrado su total apoyo al hostelero, entre la ciudadanía no hay tal consenso, pues son muchos los que consideran que «cobrar dos euros es un robo».

Fuente: marca.com (21/5/22) pixabay.com

Sobre Tarraco 4392 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona