¿Un hotel o una cerveza tienen un IVA reducido? Depende del país donde pague

El IVA reducido no es una rareza en la Unión Europea. De hecho, solo Dinamarca tiene un impuesto único de Valor Añadido para todos los artículos o servicios, situado en el 25%. El resto de países, desde Portugal hasta Suecia, tienen una versión más ligera de este tributo para ciertos productos. En el caso de cinco países (España, Francia, Irlanda, Italia y Luxemburgo) tienen además un IVA superreducido para ciertos bienes y en otros países, como Reino Unido, hay productos muy concretos de alimentación que incluso están exentos.

Lo que varía mucho entre los países comunitarios, al margen del tipo general del IVA en sí mismo (en España del 18%, en Luxemburgo del 15% o en Suecia del 25%), es a qué productos se aplica cada escala reducida del tributo. Según un informe de la Comisión Europea, de enero de 2012, los sectores más habituales donde se aplica el IVA reducido es en alimentación, productos farmacéuticos, artículos de ortopedia o similar, libros, hoteles, algunos tratamientos del dentista y asistencia social.

– España. según explica la Comisión Europea, aplica el IVA superreducido (4%) principalmente a algunos productos de alimentación, ciertos productos farmacéuticos, libros o prensa. En cuanto al reducido (8%), afecta a alimentación, suministro de agua, artículos especiales para discapacitados, transporte público, espectáculos de cine y teatro. También material agrícola, peluquería, hoteles y restauración, entre otros. España es, junto a Luxemburgo e Italia, de los pocos paises que aplica IVA reducido a bebidas alcohólicas. Los libros digitales no tienen el IVA reducido. El Gobierno está estudiando qué productos y servicios sacar de la lista del IVA reducido.

Francia. Sus escalas reducidas, más bajas que la que se aplica en España, afecta a categorías muy similares. Su IVA superreducido (2,1%) está reservado a algunos productos farmacéuticos, la prensa y la licencia de televisión normal. El tipo reducido (del 5,5% al 7%) se aplica a alimentos, suministro de agua, transporte de pasajeros, algunos libros, algunos productos relacionados con el reciclaje y servicios de ayuda a domicilio para ancianos y discapacitados. España y Francia coinciden, por ejemplo, en poner el IVA reducido al agua mineral, los zumos de fruta. Pero este es uno de los pocos países donde los libros digitales (e-books) tienen IVA reducido.

– Italia. Su IVA superreducido es del 4%, el reducido del 10% y el estándar del 18%. El más bajo coincide aproximadamente con las mismas categorías que aplica Francia, pero con la excepción de los productos farmacéuticos, donde siempre aplica el reducido o el normal y nunca el más bajo. Se desmarca de España y Francia en otras subcategorías como el agua mineral o los zumos, donde no aplica el reducido, mientras que sí lo hace, al contrario que los otros, en el gas y la electricidad.

Alemania. Tiene solo dos categorías: IVA reducido y normal. El primero es un punto inferior al español (el alemán es del 7%) y el segundo, un punto superior (del 19%). En cuanto a las categorías generales, se parece bastante a las que usan sus vecinos europeos, aunque nunca por debajo del 7%. Reserva el tributo reducido a muchos alimentos, el suministro de agua, los hoteles o los libros. Pero se desmarca exigiendo la imposición normal para los productos farmacéuticos y los restaurantes, bares o clubes nocturnos (excepto en la comida para llevar), entre otros.

Fuente: Elpais.com (25/6/12)