Un tercio de los milmillonarios británicos huye a paraísos fiscales

Al menos un tercio de los 93 británicos de los que se tiene constancia que tengan un mínimo de mil millones de libras de patrimonio han huido a paraísos fiscales, revela una investigación publicada por el diario The Times. La evasión de impuestos, que cuesta a las arcas del Estado miles de millones de euros cada año, se lleva a cabo a través de un total de 12.000 empresas fraudulentas radicadas en estos territorios.

La principal sospecha de por qué no se acaba con esta lacra llega por el hecho de que cada año se donan grandes cantidades de dinero a los principales partidos políticos, que llevan desde 2009 para validar una legislación que habría prohibido recibir financiación por parte de cualquier entidad o persona física que resida fiscalmente en el extranjero. Exactamente desde entonces, al menos 14 milmillonarios han decidido dejar de pagar sus impuestos en el Reino Unido.

Los conservadores, que ostentan el poder desde 2010, recibieron por ejemplo a través de estas donaciones desde paraísos fiscales más de 1,1 millones de euros fraccionados en tres pagos solo durante los meses previos a las elecciones de 2017. Uno de ellos, realizado por el ex vicepresidente de los tories, Lord Ashcroft, con residencia en Belice, fue de 560.000 euros, a pesar de que en 2009 sí que se consiguió limitar las donaciones extranjeras a 8.300 euros por persona no residente fiscalmente en el Reino Unido.

El problema es que estos donantes aprovechan sus empresas británicas legales, que sí que están radicadas en el país y de las que obtienen sus beneficios, para llevar a cabo las donaciones, por lo que no necesitan estar inscritos ellos mismos como residentes fiscales. A través de este método se han conseguido donar a los diferentes partidos casi 6 millones de euros durante los últimos diez años.

The Times ha asegurado que esta semana publicará una lista con los implicados en esta evasión fiscal, y afirma que dentro de ella se encuentran al menos un barón, seis caballeros, una dama y un vizconde, además de muchos otros a los que se les ha concedido títulos mientras llevaban a cabo el expolio. Sir Jim Ratcliffe, el hombre más rico de Reino Unido y otro de los que recientemente ha anunciado que va a fijar su residencia en Mónaco, habría creado un plan fiscal junto a sus asesores para evitarse pagar más de 4.500 millones de euros a las arcas británicas.

Esta misma semana, en la que el proceso del Brexit parece eclipsando todo lo demás, se ha rechazado una enmienda que habría obligado a los paraísos de Jersey, Guernsey y la Isla de Man a ser transparentes acerca de la titularidad de los negocios radicados en ellos.

“Es verdaderamente obsceno que algunos de los que son extremadamente ricos crean que está bien evitar pagar sus impuestos en el Reino Unido, que irían a parar al bien común, pero es más obsceno aún que sean capaces de financiar e influenciar nuestra política“, criticó hoy la Dama Margaret Hode, ex directora del comité de cuentas públicas del partido laborista y autora de esta propuesta.

Dentro de las localizaciones donde más se concentran estos evasores de impuestos, aunque muchos de ellos residen regularmente en el Reino Unido y siguen teniendo allí sus negocios, destacan Mónaco, donde tienen fijada su residencia fiscal 10 milmillonarios, y los Emiratos Árabes Unidos, donde tienen su empresa 1.807 de los 6.800 británicos que tienen un sociedad radicada en un paraíso fiscal.

Fuente: Elmundo.es (7/3/19) Pixabay.com