188 millones: Hacienda gana el mayor ‘Gordo’ de la historia

Si realmente Hacienda somos todos, algo habrá tocado a cada uno de los españoles.

Nunca tantos millones irán a parar a  las mismas arcas, a las públicas. Ya se sabía con antelación que el Fisco siempre gana en este tipo de eventos, pero en ningún caso por un importe asegurado superior a los 188 millones de euros. Esa cantidad viene a ser lo mismo que 470 décimos agraciados con el Gordo.

El cambio de la fiscalidad, aplicado desde el principio del año a los juegos y apuestas del Estado, se estrenó ayer con el sorteo navideño y permite al departamento que dirige Cristóbal Montoro recaudar la quinta parte del importe total de aquellos premios de 2.500 euros y superiores.

Por lo tanto, los 2.240 millones de euros en premios que ayer salieron de los bombos del Teatro Real de Madrid dejarán su pingüe propina en las cuentas del Reino al estar sujetos a impuestos por primera vez. Y esa novedad ya no tendrá vuelta atrás en adelante.

Los que hayan tenido la suerte de brindar ayer por el sorteo no deben preocuparse por este tipo de retenciones, ya que será la propia Administración, a través de Loterías y Apuestas del Estado, la que se cobrará directamente su parte descontándolo del importe final. Eso sí, el agraciado tendrá que administrarse para contribuir a partir de lo que ahora genere, por lo pronto en intereses bancarios o en el Impuesto de Patrimonio.

Además, los bendecidos por el azar deberán recordar la próxima primavera, al enfrentarse a la Declaración de la Renta, que el pellizco del Sorteo Navidad (o de cualquier otro sorteo del año) no se reflejará en la base imponible del IRPF. Ese detalle resulta muy considerado puesto que así podrían solicitar becas o cualquier otra ayuda pública sin discriminación por culpa del azar.

Un premio sensible a la crisis

Como no podía ser de otra forma, la crisis de consumo también salpicó las ventas de la Lotería, al registrarse una caída de los ingresos del 4,18% respecto al mismo sorteo del año anterior.

Las familias españolas han medido mucho más su gasto en juegos y sorteos, porque la cosa no está para excesos.  Según cifró la presidenta de Loterías y Apuestas del Estado (LAE), Inmaculada García, la facturación cayó hasta los 2.363 millones de euros. Pese a ello, el alto cargo dependiente del Ministerio de Hacienda valoró el resultado de forma favorable teniendo en cuenta «la actual situación».

Además, según explicó García en una entrevista a TVE recogida por Europa Press, la facturación es «mejor que las del año pasado, cuando cayó un 8%, y supone también un retroceso menor que la bajada de ventas media de los juegos de Loterías en lo que va de año, que se sitúa en el 10%, y de los juegos extraordinarios (vendidos a 20 euros), con una bajada media del 12%». Pese a ello, el gasto medio por habitante rondó los 50 euros.

Por lo demás, ya se sabe que la caprichosa fortuna reparte millones por todo el país y que la generosidad de los premios cambia la vida a sus agraciados. Eso siempre ocurre. Cada décimo tiene su historia y el 62.246 no fue menos que otros primeros premios. En esta ocasión, los billetes más valiosos se repartieron por zonas especialmente castigadas por la crisis económica, como el fue el caso de Mondragón (ver texto relacionado).

Lo mismo sucedió casi en la otra punta del mapa de España, en Bailén (Jaén), zona deprimida por el desplome de la producción de ladrillos, su principal fuente de ingresos. Muchos de sus vecinos estarán ahora celebrando los 60 millones con los que podrán despedir las penurias, levantar hipotecas, tapar huecos y concederse esos caprichos que de otra forma hubiera sido imposible. De Bailén se sabe que su administración Número 1 vendió «toda la serie» que tenía. No pueden decir lo mismo en Adra (Almería), donde se devolvieron 80 décimos del número premiado porque nadie quiso comprarlos a tiempo.

Repartido en barrios pobres

Muchas familias de la madrileña localidad de Leganés también afrontarán el nuevo año con otras perspectivas. El paro dejará de ser un problema para decenas de vecinos ya que una administración local repartió por ventanilla cerca de 356 millones de euros del Gordo… «y el que más se habrá llevado tres décimos», celebró  la lotera que ayer dijo encarnarse en el Ángel de la Guarda.

Mientras los agraciados compartían su júbilo en Leganés frente a las cámaras de televisión, de fondo se dejaba constancia el contrapunto de la protesta de los afectados por el ERE de Telemadrid, que intentaron compartir su grave situación por medio de carteles, igual que realizaron sus compañeros del ya desaparecido Canal 9, en Manises (Valencia)

Números de la suerte

Como no puede ser de otra forma, la Diosa fortuna también cambió el rostro a cientos de agraciados en Valencia, Palencia, Quintanar de la Orden (Toledo), Huelma (Jaén), Avilés (Asturias) y O Rosal (Pontevedra), todos ellos receptores del Gordo. Mención especial merece Granadilla de Abona (Tenerife), localidad en la que recayó de forma íntegra el  79.712, segundo premio, a razón de 125.000 euros el décimo.

Otros a los que le sonará a gloria el controvertido spot de Lotería de Navidad de este año serán a los receptores de otras recompensas menores. Así, el tercer premio, de 500.000 euros a la serie, correspondió al 51.689; y los dos cuartos premios, de 200.000 euros a la serie, para el 67.065 y el 79.800. Mientras, los quintos, de 60.000 euros a la serie, convirtieron en oro los números 14.850, 55.695, 81.854, 81.854, 17.320, 48.589, 5.721 y 52.754.

Por otra parte, las redes sociales se convirtieron en protagonistas del sorteo de Lotería gracias a la participación de millones de personas, ya sea por Twitter o Facebook, o por medio de los grupos de Whatsapp. El tráfico en dichos canales se incrementó de forma notable, según explican expertos en la gestión de información online. Las distintas etiquetas de Twitter echaron humo con el goteo de cada premio.

Entre las informaciones online que aportaron más valor en la web sobresale la difundida ayer en el sitio de Yahoo Noticias, donde Alfred López firmó un reportaje sobre el importe que necesita ganar una familia media española para dejar de trabajar el resto de la vida. Según los cálculos realizados con datos extraídos del INE, y en el caso de una familia formada por una pareja y dos niños en edad escolar, se requiere un millón de euros para vivir el resto de la vida, sin deudas ni grandes dispendios. Para obtener esa cantidad a través de un golpe de suerte se necesitaría tener en el bolsillo tres décimos con el 62.246.

Fuente: eleconomista.es (23/12/13)