¿A que jugaban nuestros abuelos?

El ser humano siempre ha ideado todo tipo de actividades con las que divertirse durante su tiempo libre. Gracias a una nostálgica recopilación de fotografías que encontramos en la bitácora «iBytes», descubrimos los entretenimientos más habituales a comienzos del pasado siglo XX.

En una época en la que videojuegos no eran una opción con la que matar las horas muertas, muchos chavales pasaban el día fuera de casa. Formaban pandillas callejeras y se reunían en locales como el club Bancroft-Foote Boys de New Haven, donde se dedicaban a jugar al billar después de meterse en líos. También subían a las azoteas de los rascacielos de Nueva York para jugar a las canicas o se enfrentaban en sórdidas partidas de póquer, en las que no podía faltar el tabaco.

Construir sus propios monopatines, el béisbol, los dados, la guerra o, incluso, imitar la construcción del Muro de Berlín eran otros de los entretenimientos preferidos por los niños de las primeras seis décadas del siglo XX.

Los adultos, en cambio, preferían entretenimientos algo más refinados, como juegos de mesa, el ajedrez o el dominó. Mientras, los jóvenes se decantaban por las máquinas de pinball o las partidas de «strip póquer» entre señoritas.

Para los más atrevidos, en 1924 nació una revolucionaria atracción denominada «Skooter». Calificada como la «gran novedad de la temporada» por el Washington Post, consistía en «25 coches de dos plazas y accionamiento eléctrico que pueden chocar unos con otros, controlado por el conductor, sobre más de tres mil metros cuadrados de suelo de acero».

Por último, algunas damas pasaban sus horas muertas frente a una baraja e interminables partidas de solitario. Aunque en 1943 los ordenadores aún quedaban muy lejos, algunas costumbres nos muestran que no hemos cambiado tanto.

Fuente: ABC (8/5/2012)