Así funcionan los nuevos incentivos por venta de El Corte Inglés

El Corte Inglés dio el miércoles un importantísimo paso hacia una gestión más eficaz de sus recursos humanos. La compañía presidida por Isidoro Álvarez firmó con los representantes sindicales de UGT, Fetico y Fasga un acuerdo que modifica los parámetros hasta ahora vigentes en el sistema de incentivos a la venta de su personal de tienda.

Según se desprende del acta del acuerdo, a la que ha tenido acceso CincoDías, ambas partes, sindicatos y empresa, coinciden en que era necesario adoptar un nuevo sistema “que favorezca a los trabajadores que se esfuerzan más por alcanzar su objetivos, mejore la rentabilidad precisa para la actividad y se adecue a la flexibilidad que existe actualmente en la atención al público”.

Ahora se establecen unas cantidades mínimas de ventas exentas de comisión para cada uno de los diferentes departamentos. En un anexo de nueve páginas se detallan, área por área, incluso marca por marca, las cantidades mínimas exentas de venta a partir de las cuales, de acuerdo con unos coeficientes multiplicadores ciertamente complejos, los trabajadores comienzan a cobrar comisiones. Esos coeficientes pretenden poner negro sobre blanco las múltiples condiciones de mercado que una empresa de la dimensión y complejidad de El Corte Inglés tiene que hacer frente a diario.

Las cantidades exentas tienen una variedad enorme. La más elevada se ha fijado para la venta de Tarjetas de Itunes; su exento es de 508.906 euros al año. Los vendedores de productos Apple no cobrarán comisiones si no alcanzan un mínimo al año de 307.692 euros al año. Los trabajadores que venden consolas han visto su umbral situado en 250.000 euros, el mismo que se ha fijado para las ventas de monedas conmemorativas. El umbral es de 200.000 para televisión y vídeo. La lencería básica está limitada por unas ventas de 72.000 euros, cantidad que se incrementa, al igual que ocurre con el resto de conceptos, si en vez de básica, las ventas son ya de marcas concretas de mayor lujo.

A partir de ahí las cifras se reducen… 100.000 euros deberá vender un empleado de la parafarmacia; 88.000 euros los adscritos a la zapatería deportiva; 168.300 euros para los vendedores de prensa y revistas; 83.000 euros para los vendedores de marcas de moda como Roberto Verino, Armand Bassi, Michael Kors, Angel Schleseer, Burberry , etc. En oportunidades la cifra es de 105.000 euros. En juguetes 93.000 euros; ferretería, jardín y plantas 68.000 euros. Todos ellos tienen incorporado su correspondiente porcentaje de comisión Y cantidades y porcentajes son diferentes de forma global si la venta se genera en Península y Baleares o si se produce en Canarias.

114.000 euros tendrá que vender un empleado de telefonía para empezar a cobrar comisiones. Y 105.000 euros los de moda masculina

Según los firmantes del pacto, con esas correcciones se intentan aminorar elementos que tienen una incidencia definitiva en el volumen de negocio de las tiendas; entre ellas se encuentran condicionantes como el tipo de centro, la temporada del año en el que se genera venta “con independencia del comportamiento propio de la actividad comercial” y los factores de territorialidad según la potencialidad de venta de cada una de las divisiones de la empresa a nivel de centro de trabajo”.

Del acuerdo está expresamente excluido el personal de mando y aquellos trabajadores que tengan otorgadas “funciones de asesoramiento, demostración o promoción de productos”. Todos los años la compañía establecerá los mínimos de venta exenta para cada una de las unidades y se prorratearán en once meses descontándose del cómputo anual el periodo de vacaciones.

A partir de ahí El Corte Inglés fijará anualmente un tipo de comisión que se distribuirá en los tramos de progresividad establecidos en el acuerdo, multiplicándose cada uno de ellos por un factor cada vez mayor, por lo que cuanto más alto sea el tramo que se alcance mayor será la cuantía de comisión a cobrar.

El importe final de la comisión a percibir “recogerá la suma de los resultados obtenidos en cada uno de los tramos que haya alcanzado la comisión inicial”. En paralelo se ha establecido un corrector ligado a los eventuales períodos de baja por cualquier tipo, maternidad, lactancia, licencias, formación y utilización de horas sindicales.

Individual y colectivo

El sistema está preparado para que genere derechos de cobro tanto a nivel individual como colectivo, derivado de que la empresa organice el trabajo en determinados puntos de la tienda priorizando el trabajo en equipo. En este caso las comisiones por venta se calcularan sumando las ventas de todos los componentes del equipo a la que se restarán la suma de las cantidades de la venta exenta de cada uno de ellos. Una vez obtenida la comisión inicial esta se distribuirá entre los distintos tramos de progresividad del sistema.

Según el documento, el incentivo resultante se repartirá entre los trabajadores que conforman la agrupación en proporción a su jornada de trabajo efectiva. El 75% de forma lineal entre todos y el 25% restante en base a la valoración resultante de la evaluación del desempeño. Esta evaluación es una figura nueva en la empresa, cuya elaboración será una responsabilidad trimestral de cada uno de los superiores jerárquicos de los empleados. Estos valoraran sus actitudes en tres ámbitos: atención al cliente; implantación y surtido y trabajo en equipo de acuerdo con una escala del cero al cinco.

Fuente: Cincodias.com (19/2/2014)