Canon vs Nikon: La historia de una rivalidad legendaria en el mundo de la fotografía

¿Canon o Nikon? Esa era hasta hace muy poco, y sigue siendo para muchos la eterna pregunta a hacerse a la hora de comprar una cámara de fotos de cierto nivel, (tradicionalmente una réflex). Y lo cierto es que, aunque las cosas han cambiado bastante en los últimos tiempos, la rivalidad sigue estando ahí dado que viene de muy lejos. Por eso, no es raro que los posibles usuarios siguen haciéndose la “pregunta del millón” ¿Canon o Nikon? ¿Cuál es mejor?.

1917: Nikon nació antes

Y para eso tenemos que remontarnos, nada menos que un siglo (el año pasado Nikon celebró su centenario). En aquella época se fundó en Tokyo la empresa Nippon Kōgaku Kōgyō Kabushikigaisha que no era sino la fusión de los departamentos de dos firmas japonesas punteras en el sector óptico. La inversión para realizarlo vino de la mano de Koyata Iwasaki, presidente de Mitsubishi. Él fue quien tuvo la idea de crear una única empresa completa e integrada dedicada en la fabricación de componentes ópticos avanzados tales como prismáticos, microscopios e instrumentos de medición.

Se trataba, de hecho, de un negocio estratégico para Japón en aquellos años, en los que el país dependía de los productos extranjeros. Por eso, los diseñadores japoneses viajaron a Europa para conocer su industria óptica y se afanaron por aprender a diseñar y fabricar productos de calidad para dejar de depender del extranjero. De hecho, todo aquello desembocó en que Nikon (aunque no se llamaría así hasta más tarde) fue el principal proveedor de instrumentos ópticos del ejército japonés.

Cuatro años después de fundarse, ya en 1921, se produjeron dos hechos importantes para la historia de la compañía. El primero fue la llegada de varios ingenieros alemanes especializados en óptica que ayudaron a dar un salto de calidad. El segunda, más significativo para lo que nos proponemos contar, es que este año comenzó el desarrollo de ópticas para cámaras fotográficas a las que se denominó Anytar.

Se trataba de objetivos que imitaban a los Tessar de Carl Zeiss (empresa alemana fundada en 1846), por aquel entonces la referencia más importante en lentes para cámaras (hoy día siguen siendo muy importantes), y cuyo diseño fue realizado por Heinrich Acht, uno de los ingenieros provenientes del país germano.

Pocos años después, ya en 1927, la empresa ya se encontraba produciendo de forma masiva objetivos para cámaras fotográficas con una calidad a la altura de sus competidores europeos, mucho más experimentados. De hecho, cuando Acht regresó a su casa, los ingenieros japoneses no sólo fueron capaces de mantener el nivel sino que incluso empezaron a desarrollar objetivos, como el Anytar 12cm F4.5, que incluso superaban a los Tessar originales.

En 1932 se registró la marca Nikkor (que es como se siguen llamando sus objetivos) para la producción de ópticas fotográficas. El nombre se creó combinando la abreviatura «Nikko» extraída del nombre de la empresa “Nippon Kougaku” con la letra “R” que por entonces se solía usar como sufijo para los nombres de las ópticas fotográficas. Y sólo un año después, se presentaron las primera ópticas Nikkor que se llamaron “Aero-Nikkor” y eran dos objetivos (70 cm F5 y 18 cm F4.5) diseñados para la creación de mapas en fotografía aérea.

1933: Canon llegó después

Justo un año después de aquello se sitúa la aparición de la marca que acabaría convirtiéndose en la mayor competencia de Nikon. Por supuesto hablamos de Canon que, como la anterior, tampoco tuvo ese nombre desde el principio. En realidad su antecedente se llamó Seiki-Kogaku Kenkyusho (Precision Optical Instruments Laboratory). La empresa se fundó también en Tokyo de la mano de Goro Yoshida y Saburo Uchida y con una intención distinta a la anterior: Fabricar cámaras fotográficas.

Sólo un año después ya presentaron su primer prototipo de cámara de 35 mm que denominaron Kwanon (en honor de Kannon, diosa budista de la misericordia que aparecía en el logotipo) y que no era sino una imitación de la por entonces revolucionaria Leica. Y es que, al igual que hizo Nikon con los objetivos, Canon también comenzó imitando modelos producidos en Europa, como las mencionadas Leica y las Contax.

Sin embargo, aquella primera Kwanon nunca llegó a comercializarse, ni siquiera está claro que llegara a ser una cámara real en vez de un prototipo de madera. Así que no fue hasta 1936 cuando ya sí que se lanzó al mercado la primera cámara Canon. Aquel modelo se denominó “Hansa Canon” y era similar a la anterior. Curiosamente, tal y como nos contaron en Xataka Foto, como la empresa era muy joven y no tenía capacidad para producir sus propias lentes, pidieron ayuda a Nippon Kougaku (por entonces la principal referencia japonesa del ramo) para ello.

Así, en la Hansa Canon tanto el objetivo como la montura, el visor y el telémetro eran piezas realizadas por Nikon (que aún no tenía ese nombre), mientras que ellos se encargaron de realizar el cuerpo de la cámara, el obturador de plano focal, la cubierta del telémetro y de hacer el montaje final. Una colaboración que ahora no podemos sino considerar como anecdótica en una historia que acabaría en la rivalidad irreconciliable que hoy conocemos.

Por cierto que, respecto al nombre, Kwanon se cambió por Canon (término que significaba “conjunto de normas para enjuiciar o escrituras bíblicas”) y el prefijo Hansa se añadió tras llegar a un acuerdo exclusivo con un distribuidor japonés de fotografía (que tenía esta palabra registrada como marca) para que comercializara sus productos. Y hablando de nombres, hay que decir que en 1937 lo que acabaría siendo Canon se mudó de sede y pasó de ser Precision Optical Instruments Laboratory a llamarse Precision Optical Industry.

Fuente: Xataka.com (20/9/18) Pixabay.com

Etiquetas: