¿Cómo se calcula el famoso IBI?

De media, los propietarios de una vivienda en España pagaron en 2013 cerca de 800 euros.

Con la llegada del nuevo año llega también el temido desembolso y el pago de este recibo se hará muy cuesta arriba para muchos españoles. Tras el cambio legislativo, los ayuntamientos que hubieran revisado sus valores catastrales entre 2006 y 2008, podrán aplicar reducciones en el IBI. Unos 200 municipios se encuentran en esta situación.

Sin embargo, la decisión está en sus manos y con la necesidad de financiación que sufren la mayoría de consistorios, no se esperan una revisiones a la baja en masa.
Y es que los precios de la vivienda han bajado desde que estalló la burbuja inmobiliaria, pero no ha sucedido lo mismo con el IBI, que ha subido en los últimos dos años en tres de cada cuatro municipios, y lo ha hecho un 10% de media.

Es más, la OCU constató en una encuesta reciente llamativas subidas, de más del 100%, entre 2008 y 2012 en municipios de Burgos, León, Madrid y Toledo, entre otros.
Para solventar las dudas de los hogares, el portal inmobiliario Nuroa.es detalla punto por punto algunas de las claves acerca del IBI.

1. ¿Qué es el IBI?

El impuesto de bienes inmuebles es una tasa que deben pagar todos los propietarios de casas, pisos o terrenos (ya sean fincas rústicas o urbanas), ya que grava la titularidad y los derechos sobre las fincas.

2. ¿Quién debe pagarlo?

El pago del IBI corresponde al propietario de la vivienda o terreno, en caso de que ésta esté inscrita a nombre de varias personas, se realiza un reparto igualitario entre ellas. Sin embargo, en viviendas alquiladas, esta obligación puede también traspasarse al inquilino (o arrendatario) siempre que se establezca en el contrato que firmen ambas partes.

3. ¿Cómo se gestiona?

El IBI es un impuesto estatal, pero su gestión y cobro corre a cargo de los ayuntamientos, lo que explica las diferencias entre una población y otra, tanto en el importe como en las fechas de pago y en la forma de fraccionarlo.

4. ¿Cómo se calcula?

Su cuantía se basa en el valor catastral del inmueble, es decir, el valor del suelo más el valor de la construcción. Este dato servirá a los ayuntamientos para calcular el IBI, que puede ser desde un 0,4% del valor catastral hasta el 1,1% (para bienes de naturaleza urbana).

5. ¿Existen excepciones en la que no hay que pagar el IBI?

Hay algunos casos en los que se aplica una exención del IBI, aunque no suelen afectar a los contribuyente de a pie. Así, por ejemplo quedan liberadas de este impuesto las propiedades de la iglesia católica, de la administración (centros educativos, hospitalarios, penitenciarios?), las carreteras o las embajadas. No obstante, se aplican en bonificaciones para familias numerosas o para viviendas de protección oficial, entre otros.

6. ¿Por qué se ha disparado su importe en los últimos años?

Muchos propietarios han visto crecer el importe en su recibo del IBI de forma exponencial debido a la revisión catastral y al aumento de los tipos impositivos de los ayuntamientos.

7. ¿Cuánto se paga de media en España?

El precio medio del IBI en España es de unos 780 euros, aunque en las ciudades donde este impuesto es más caro (como Barcelona o Santander) puede llegar a los 3.000 euros de media en el caso de una vivienda unifamiliar.

8. ¿Subirá el IBI en 2014?

No necesariamente. De hecho, se calcula que en 200 municipios la cuota del IBI se reducirá. Así, La cuantía del impuesto dependerá de cada ayuntamiento y de cuándo haya revisado cada municipio la valoración catastral. Sin embargo, los municipios que lo hayan hecho desde hace cinco años en adelante podrán realizar una corrección del valor de los inmuebles que podría suponer una reducción del IBI de entre un 15 y un 27%.

Fuente: Eleconomista.es (9/1/14)