De compras en la T-1 de El Prat sin subir las bolsas al avión

El Aeropuerto de Barcelona se ha convertido en el banco de pruebas de un proyecto con el que Áreas quiere relanzar sus ventas. El grupo de restauración y servicios al viajero ha puesto en marcha Nobags, una iniciativa que permitirá a los viajeros realizar sus compras en El Prat sin necesidad de embarcarlas en el avión. Por entre 9 y 25 euros, los clientes podrían recibir sus pedidos en la dirección que ellos soliciten.

En el trasfondo de este proyecto aparecen las trabas que cada vez con más fuerza imponen algunas aerolíneas al equipaje de mano de los pasajeros., sobre todo las low cost. “Algunas compañías aéreas no comunican muy bien qué es lo que se puede llevar o no en el avión”, explica Diego Rodríguez, subdirector de distribución técnica de Áreas.

La compañía asegura que Nobags es una iniciativa única en Europa, y que se empezó a trabajar en el plan hace tres años, con la puesta en marcha de la Terminal 1 de Barcelona. “El objetivo es conseguir que el consumo de tiempo del viajero en el Aeropuerto lo realice en las tiendas”, dice Rodríguez.

En una primera fase, este servicio estará disponible en los establecimientos que Áreas opera en El Prat, tanto propios como franquiciados. Se trata de las firmas textiles Adidas, Adolfo Domínguez y Tuc Tuc; Sibarium y Farga, de alimentación, y Story Store, Divers y News&Book, que ofrecen desde productos infantiles hasta libros y prensa diaria. A mediados de junio, Áreas hará un balance de cómo ha funcionado Nobags, para decidir a qué otros aeropuertos de la red de Aena podría extender este sistema.

Perfil de cliente El directivo de Áreas considera que hay tres perfiles de clientes. En el primer grupo se situarían aquellos viajeros de ida y vuelta, “que tiene mucho tiempo antes de embarcar y que se van de compras, pero que no lo hacen porque es incómodo llevar las bolsas encima”, dicen. En este caso, el pedido se recogería de regreso en un punto determinado de la T1 y sin coste alguno. Otro de los viajeros a los que se dirige Nobags es el que vuela con aerolíneas de bajo coste y que no compran debido a los posibles recargos por exceso de equipaje. Áreas también quiere atraer a aquellos “clientes de perfil medio-alto que quieren comprar botellas de vino, pero que no quieren cargar con ellas encima”.

En este sentido, la directora de espacios comerciales de El Prat, María Isabel Pardo, recuerda que los cruceristas pueden ser uno de los principales beneficiados de esta iniciativa. La directiva, que califica el proyecto de Áreas como un “sello de calidad”, considera que este plan permitirá aumentar las ventas, ya que el viajero ya “no pensará en las limitaciones”.

Fuente: Expansión.com (22/5/12)