El gasolinero ‘low cost’ que quiere meter una cámara en el coche para abaratar tu seguro

Manuel Santiago ha vuelto, de alguna forma, a sus esencias. A las de la ingeniería de Telecomunicaciones que cursó y las del apasionado de la tecnología que es. Por medio ha dado un rodeo —y logrado recursos— gracias al éxito de su red de gasolineras baratas Petroprix. Este emprendedor empedernido, catalán de orígenes andaluces, ha lanzado lo que considera un nuevo modelo de aseguradora para vehículos, Hello Auto. Lo que la distingue, fundamentalmente, es que el precio de la prima anual se decide según cómo de buen o mal conductor sea uno. Y para ello, y este es el segundo elemento singular, utiliza un dispositivo con cámara incorporada que graba nuestros desplazamientos y con pantalla táctil que ayuda a una mejor conducción.

«Me compré hace unos ocho años un coche muy chulo. Pero al final lo cogía una o dos semanas al año en total, y pagaba 600 euros de seguro al año. Tras cinco años así, investigué el mercado y desarrollé con mis propios recursos este modelo. Algo nuevo en un sector que hasta ahora vive bastante ajeno a la innovación», resume en un encuentro con este medio en Sevilla. Santiago, acompañado del director de desarrollo de negocio, Martín Martínez, diferencia su empresa de las denominadas ‘insurtech’. «Estas son parches que solucionan alguna deficiencia de las aseguradoras tradicionales, nosotros ofrecemos un concepto nuevo basado en aplicar el mundo del dato y su análisis al negocio asegurador«. La innovación está incluso en la comercialización, ya que puedes comprar el dispositivo sin llegar a contratar la póliza.

El modelo de Hello recuerda por todo ello a algunos ensayos realizados hace unos años en Italia, donde llegó quizá demasiado pronto y vinculado únicamente a la recopilación de datos para conformar el precio de la póliza. Sin servicios adicionales y sin un dispositivo tan evolucionado, además de que no se anunció su aplicación al segmento de flotas profesionales donde tiene mucho desarrollo, no tuvo recorrido.

Hello Auto ha superado catorce meses de proceso de autorización de la Dirección General de Seguros (DGS). Desde hace un mes, varias decenas de vehículos particulares y de alguna flota profesional han empezado a utilizarlo. Prudente en cuanto a las expectativas, se pone el listón en lograr un 1% de cuota del mercado de seguros de coches en España en cinco años. Es decir, unos 110 millones en primas. De manera análoga, las 120 estaciones de servicio ‘low cost’ de Petroprix pretenden captar el uno por ciento del mercado de distribución de combustibles en 2021, con 300 millones en ventas.

La red de gasolineras, junto a un negocio de promoción de plantas solares fotovoltaicas que lanzó hace quince años junto a su esposa, son las actividades que actúan como fuentes de recursos. De hecho, las renovables les generaron un negocio de unos 60 millones la pasada década con el que diversificaron a las gasolineras. Ahora, tras poner encima de la mesa 9 millones de euros que exige la DGS —entre otros requisitos— para empezar a operar, quieren meter esa cámara en el coche, aunque la verdadera revolución que pregonan está en el dispositivo que la aloja con una pequeña pantalla táctil incorporada.

Es una caja negra que graba la conducción, los vídeos se quedan en él, son propiedad del usuario. El supervisor de los seguros ha dado el visto bueno

Hello Auto va a conectarlo, primero, con la DGT 3.0, la plataforma tecnológica que está desarrollando el guardián de las carreteras para conectar y enviar información a todos los coches inteligentes. Se prevé que esté lista antes de este verano. Incorpora además el botón de llamada directa al 112. Otro que permite contactar directamente con la aseguradora ante cualquier incidente. E incluso una opción de navegación privada en la que solo funciona el sistema que registra cómo conduce el cliente.

«Las grabaciones se quedan en el dispositivo, no se suben a ninguna nube, son propiedad del usuario. El dispositivo actúa en este sentido como una caja negra. La política de protección de datos ha sido también revisada y autorizada por la DGS. Tanto el software que usa como el propio hardware lo hemos desarrollado nosotros, solo utilizamos la tecnología ‘cloud’ de Microsoft para aglutinar los datos de conducción», explican Santiago y Martínez.

Elemento antifraude

Los criterios que utiliza Hello para configurar su algoritmo de establecimiento de precios de la prima, que se revisa año a año, son tres: el número de kilómetros recorridos, el tipo de conducción en cuanto a velocidad o agresividad, y si la conducción se realiza en casco urbano, carretera o autovías y autopistas. Aseguran que pueden ser hasta un 50% más baratos que la oferta actual. «Munich Re, que testó nuestro dispositivo y tecnología en su centro del automóvil en Alemania que es de los más avanzados del mundo, nos dijo que no habían visto nada igual. Lo mismo nos ha ocurrido en el sector automovilístico francés», puntualiza Martínez. Santiago muestra entonces en su móvil el dispositivo Alexa de Amazon para vehículos, que no incluye pantalla entre otras diferencias clave, para incidir en la distancia que separa su propuesta de la de un gigante como el distribuidor americano.

De hecho, la aseguradora nace con el respaldo de gigantes como el citado Munich Re, Mapfre Re o Swiss Re. Todas ellas están dispuestas a compartir el riesgo de las operaciones de Hello. Los contratos firmados con ellas también han tenido que ser revisados por la DGS. De hecho, un argumento de ‘marketing’ que los directivos utilizan de forma recurrente en la conversación es que esta tecnología ayuda a luchar contra el fraude en el seguro. En España alcanza los mil millones anuales, incluyendo pólizas de auto y hogar, y el crecimiento de las bandas de delincuentes dedicados a estafas a las aseguradoras las ha multiplicado por 2,3 hasta los varios cientos en los últimos cinco, según un informe que elabora Línea Directa con datos actualizados a 2018.

Venture capital

Mirando a futuro, y aparte de otros proyectos en el ámbito de las finanzas que Santiago pergeña en paralelo, Hello se financiará con sus recursos y los que van generando los otros negocios del ‘holding’ que Santiago y su mujer controlan en un 80%. «Las pocas empresas de este sector, el de la telemetría inteligente, están sobre todo en EEUU, donde son los fondos de capital riesgo quienes las respaldan. A futuro no veo necesidad de esos apoyos para desplegarnos por España, pero si decidiéramos saltar al resto de Europa sí estudiaría opciones de fondos más que de salida a Bolsa«, se sincera el empresario. Su paso por Valeo y General Electric en España y EEUU le han aportado, además de conocimiento de automoción, visión global para aplicarla en todas sus iniciativas locales.

De momento, y casi al mismo tiempo que se ha lanzado, la compañía ya está ultimando la venta de accesorios adicionales conectados al dispositivo y que aumentan las medidas de seguridad vial. Así, igual que el botón directo de llamada de emergencia es obligatorio en todos los nuevos diseños de coches en Europa desde 2018, el alcoholímetro será la siguiente obligación para vehículos de flotas profesionales y privados a lo largo de esta década. Hello trata de adelantarse e introducir todas estas tecnologías en el parque de vehículos actual. «Hay que adaptar las tecnologías a la realidad que tenemos. Adelantarnos e incluirlas en la flota actual no hace más que incrementar la seguridad vial, evitar accidentes y, por tanto, reducir los costes de las aseguradoras», resumen.

Fuente: Elconfidencial.com (8/3/20) Pixabay.com