La barcelonesa que se forra con un gel de manos ‘cuqui’ contra el coronavirus

Una de las grandes estrellas del ‘k-pop’ coreano saluda a sus fans desde el coche. Mientras oye los gritos de los admiradores, Minhyuck, toda una celebridad en el segundo país con más casos de coronavirus del planeta, saca un gel del bolsillo y muestra ante sus seguidores, y sus móviles, cómo hay que lavarse las manos para evitar más contagios. Después, saca una mascarilla y el coche se pone en marcha. Un simple gesto de concienciación en formato vídeo que no iría a más si no nos fijáramos en un pequeño detalle: el gel no es un difusor cualquiera de los que se suelen ver, es uno muy particular y que, además, tiene firma española.

El cantante usa uno de los productos de Touchland, una marca de una ‘startup’ homónima nacida en Barcelona en 2010, que posteriormente pasó su sede a Miami y que está triunfando como pocos con la llegada del Covid-19. Creada y comandada desde el principio y hasta hoy por la barcelonesa Andrea Lisbona (33 años), la empresa tras esta especie de gel desinfectante ‘cuqui’ se ha encontrado en el lugar perfecto, en el momento perfecto y, puede que, con el producto perfecto para triunfar. Y eso que es posible que muchos usuarios acaben de descubrir su utilidad.

En un momento en el que todo el mundo empieza a cargar con sus geles para manos en bolsos y mochilas siguiendo lo sugerido por las autoridades y, en muchos casos, a descubrir de qué van estos productos, Touchland ofrece un pequeño frasco con gel perfumado, características que cumplen con las recomendaciones (como el que tenga un porcentaje de alcohol superior al 60%), un diseño ‘instagrammer’ y hasta funditas de plástico de colores para colgarte el frasco donde más te guste. ¿El precio? Unos 12 euros. ¿El resultado? De momento, y según la propia compañía, han multiplicado un 700% su demanda y trabajan a destajo para no perder esta ventana de oportunidad que le ha ofrecido el virus.

Desde El Confidencial nos hemos puesto en contacto con su Lisbona para conocer con más detalles los datos de Touchland, pero a la espera de recibir respuesta por su parte, la propia empresa ya ha dado cierta información que demuestra el ‘boom’. Y solo hay que darse una vuelta por redes y páginas web para ver que están en boca de muchos.

(Foto: Touchland)
(Foto: Touchland)

Según aseguran desde la compañía en medios como Adweeklas ventas «se han disparado», en sus redes se han visto obligados incluso a demostrar que siguen trabajando a destajo y que la fábrica no ha colapsado y el producto aparece recomendado en todo tipo de webs. Incluso hay revistas tan potentes como WWD que le han dedicado un artículo asegurando que es algo así como el ‘nieto’ de Purell. Eso sí, a día de hoy es prácticamente imposible hacerse con uno de sus frascos en internet, al menos desde España.

De la gripe A al Covid-19 pasando por TikTok

¿De dónde sale un producto así y cómo acaba triunfando? Pues según explica la propia Lisbona en varias entrevistas, Touchland nació tras la epidemia de gripe A, en un momento en el que también se recomendó el uso de estos geles y con la idea de dar una vuelta al estilo tradicional de esta industria y convertirlo en un producto de tratamiento diario más.

Olvidarse del típico gel de higiene y pasar a un estilo de puro marketing (siguiendo los pasos de casos como Nespresso) y pegado a un público más joven y digital. Costó arrancar, hasta 2015 no empezaron a moverse en el mercado, e incluso cambiaron su sede de Barcelona a Miami tras recibir una gran inversión del grupo Zobele, pero en este 2020 han encontrado una oportunidad que ni pintada. No solo por la crisis del Covid-19, sino por el tipo de público y su forma de venta.

A día de hoy Touchland tiene dos productos, uno para empresas (un dispensador inteligente llamado Kub que se conecta a una ‘app’ y te avisa al vaciarse) y el frasco de bolsillo (Powe Mist). Los dos tienen un diseño ‘cuqui’, colorido y minimalista, te ofrecen varios colores y aromas en sus geles y hasta vende fundas para que personalices el producto. Además, el gel es vegano, no está testado en animales, viene con ingredientes como el ‘aloe vera’ para «cuidar más la piel» y hasta se mete en el terreno medioambiental asegurando que dura 10 veces más que los de la competencia al ser dispensadores en spray y tener un mejor sistema de expulsión. Vamos, un caramelo para el ‘lifestyle’ y, lo que para ellos es clave, puede atraer como pocos a los ‘influencers’ y fans de las redes sociales.

Tan centrado está en el terreno ‘influencer’ que en Instagram la marca tiene ya más de 76.000 seguidores y a principios de febrero se hizo viral en TikTok donde su cuenta tiene más de 17.000 seguidores. Las estrellas del ‘k-pop’ la usan e incluso sus portavoces presumen de haber tenido una estrategia perfecta en posicionamiento SEO. Según explican, las noticias sobre el coronavirus han ayudado a aumentar la demanda, pero la compañía ya se había posicionado para tal evento con anterioridad a través de la optimización SEO: «Tenemos una oportunidad y, francamente, estábamos súper preparados».

Ahora es imposible saber hasta qué punto la estrategia llevada por Lisbona y su equipo les está ayudando a surfear esta gran ola, pero es cierto que llevan tiempo preparándose para algo así, según se puede ver en artículos antiguos sobre la compañía. En agosto de 2019, en un artículo en Forbes, Lisbona aseguraba que estaban centrádísimos en el llamado marketing de ‘influencers’ y en el posicionamiento en Google.

Con apenas 5 empleados en nómina, habían ganado, desde su relanzamiento a finales de 2018, un millón de dólares (muy por debajo de compañías como Purell que genera unos 15 millones anuales) y gastaban hasta 50.000 en posicionamiento en Google. En lo que sí aseguraba que no habían gastado un solo dólar era en pagar a ‘influencers’, sino que escribían personalmente a los usuarios que creían que les podía interesar recomendando sus Power Mist y eso le estaba funcionando bastante. No se sabe si han cambiado esa estrategia pero lo cierto es que su producto cada vez es más viral.

Un ‘boom’ que no tiene fin, de momento

En cuanto al fin de este ‘boom’ de los geles desinfectantes es difícil saberlo a día de hoy, y más viendo cómo evoluciona la crisis del Covid-19 a nivel global, pero sí que hay algunos estudios que muestran ciertas dudas en el medio y largo plazo. No por el caso de Touchland en particular sino por el de este tipo de geles por sus propiedades, su protección y el mercado al que van dirigidos.

Un estudio de 2018 descubrió que ciertos tipos de infecciones en realidad aumentaron después de la instalación generalizada de estaciones de desinfección de manos en los hospitales, lo que sugiere que los gérmenes pueden adaptarse al alcohol. De particular preocupación son las bacterias enterocócicas, una de las principales causas de infecciones adquiridas en el hospital, incluida la sepsis. Todos estos productos tienen su gran poder desinfectante en estas dosis de alcohol y esto podría acabar con buena parte de su negocio.

Además, con el aumento de precios y la escasez de productos de este tipo en farmacias y supermercados la propia OMS ha lanzado una guía para poder producir tu propio gel en casa. Y cada vez son más los que insisten en que no hace falta su uso para una limpieza correcta de las manos, es más, la utilización de agua y jabón tradicional puede ser aún más beneficioso que estos productos pues limpian más profundamente. Con todo esto, no quiere decir que haya que dejar de usar estos productos en un momento como este, todo lo contrario, pero sí que puede mostrar un final en el idilio que viven hoy estas compañías.

Fuente: Elconfidencial.com (9/3/20) Pixabay.com