El pago por el uso de carreteras, más cerca

peajesPor un lado, la norma, que entró en vigor este mes, pone coto a los movimientos sociales surgidos, principalmente en Cataluña, contra el pago de los peajes que dañaron en 2012 los intereses y la imagen de grupos como Abertis o Ferrovial.

Pero lo más relevante, según las fuentes del Gobierno consultadas, es que supone el primer paso legal para la implantación del pago por uso en las carreteras, inspirado en la euroviñeta, mediante una adaptación del régimen sancionador equivalente al de otros miembros de la UE que ya han implantado la nueva tasa.

Recaudación La euroviñeta, operativa en Portugal, Austria y Alemania –entre otros– y en fase de implantación en Francia, tiene sus defensores y detractores, pero en las últimas semanas la iniciativa ha recobrado fuerza dentro del Gobierno y podría adoptarse a lo largo de este año por los efectos que tendría sobre la recaudación del Estado. Según los últimos cálculos, el Ejecutivo podría recaudar, en función del número de kilómetros y vehículos afectados (turismos y camiones), entre 1.700 millones y 10.000 millones de euros al año. Estos ingresos extraordinarios, además de emplearse para la conservación y mantenimiento de la red estatal, podrían ayudar a salvar la delicada situación financiera de varias autopistas de peaje.

“La tarificación no se puede postergar. Se va a hacer; lo que no sabemos aún es cuándo”, aseguran desde el Gobierno. Las mismas fuentes reiteran que la base del proyecto está ya preparada, a falta de una “decisión política” y sin especificar aún “plazos ni importes”. Por encargo de Fomento, la ingeniería pública Ineco ha hecho cálculos sobre los costes necesarios para la implantación de la tecnología de cobro que, en una primera fase, podría rondar los 500 millones de euros a través de un sistema de pórticos. Se trata de una tecnología probada ya en varios países por empresas como Indra.

La reforma legal consiste en una modificación de la ley de autopistas de 1972 que da más poder policial al personal de las autopistas de peaje para sancionar a los usuarios que se salten el pago. La ley permite incluso que, en determinadas circunstancias, “el personal encargado de la vigilancia de la autopista, en ausencia de los agentes públicos, podrá adoptar las disposiciones necesarias en orden a la regulación y ordenación d el tráfico (…) y quedando investidos temporalmente de carácter de autoridad”, dice la disposición final tercera de la Ley de Presupuestos de 2013.

Ámbito de aplicación La ley añade que “en las autopistas que tengan implantado el peaje dinámico o telepeaje, cualquier sistema o medio técnico, mecánico o de reproducción de imagen constituirá prueba suficiente en la denuncia que formule el personal de la empresa concesionaria”.

En principio, el nuevo régimen sancionador sólo afecta a la carreteras que actualmente son de pago pero, con la reforma, el Gobierno amplía su ámbito de aplicación a las autovías mediante una modificación de la ley de tráfico. “La circulación por autopistas o autovías sujetas a peaje, tasa o precio público requerirá el pago del correspondiente peaje, tasa o precio público”.

Fuente: Expansión.com (23/1/13)

Más información: