Fernando Roig, 24 años persiguiendo el sueño de una final

El Villarreal ha hecho historia y jugará su primera final europea al resistir sin encajar gol en el campo del Arsenal. Tras el 2-1 de la ida de semifinales a favor, al ‘Submarino Amarillo’ le valía con mantener el 0-0 para certificar su pase a la final de la Europa League.

La renta era exigua, muy exigua, pero el Villarreal supo resistir con oficio y entereza, sobre todo por la sobriedad de su centro del campo. Coquelin y Parejo estuvieron a un gran nivel y -en defensa- Raúl Albiol dio una clase de experiencia. Solo las salidas de Rulli añadieron algo de picante al arranque del partido y también en la segunda parte.

Chukwueze, que se retiró lesionado la media hora, fue el primero que avisó con un disparo lateral y Parejo, con un libre directo, también buscó las cosquillas del meta ‘gunner’. Aubameyang replicó con una volea a la base del poste, pero la fortuna se alió con los castellonenses, que llegaron más que vivos al descanso.

Gerard Moreno también lo intentó con un lanzamiento desde la frontal que desvió Pablo Marí, pero todo quedó en un susto para los londinenses. Fue entonces cuando el equipo de Mikel Arteta subió las revoluciones e hizo perder el dominio a su rival. El Arsenal entendió a la perfección que los españoles no iban a variar mucho el guion diseñado por Emery.

El técnico vasco, ex de los ingleses, planteó un partido con inteligencia, sobre todo por cómo contuvo la salida del balón de los locales. Pese al buen hacer del Villarreal, Smith Rowe desperdició otra salida en falso de Rulli, y Aubameyang, nuevamente, la estrelló en el palo tras un centro de Bellerín.

La noche se fue complicando pero los de Emery supieron resistir y ni pese a un alargado tiempo de añadido pudieron impedir su presencia en la final, que se jugará en Polonia. Será la primera de su historia tras los resbalones en ‘semis’ de la UEFA de 2003-2004, eliminado por el Valencia, en 2010-2011 (Oporto) y en 2015-2016 (Liverpool), estas dos últimas bajo el nuevo formato.

Ni tampoco en la Liga de Campeones de 2005-2006, apeado precisamente por los ‘gunners’, de los que se ha tomado una revancha que sabe a gloria aunque haya llegado muchos años después. Tres lustros después, el Villarreal se saca la espina y opta a su primer título continental ante un United que no tuvo problemas para acabar con la Roma.

Fernando Roig, 24 años persiguiendo el sueño de una final

En ese tiempo, el Villarreal ha vivido tres ascensos a la élite del fútbol nacional y ha participado en dos ediciones de la Copa Intertoto, doce de la Copa de la UEFA-Liga Europa, tres de la Liga de Campeones, además de haber alcanzado varias semifinales en diferentes competiciones, junto a un subcampeonato de Liga.

El Villarreal, se ha modernizado durante este periodo, cuenta con una cantera importante de jugadores, dos ciudades deportivas y un estadio La Cerámica, muchos años conocido como El Madrigal, y que ahora se encuentra totalmente remodelado. La envidia de muchos.

El sueño de Roig se hace realidad y ahora solo le falta el título para dar por inauguradas las vitrinas. A su lado Llaneza, don José Manuel, merece una mención aparte. su hombre de fútbol, su confidente, su apoyo. En los últimos años el relevo de la gestión lo ha tomado su hijo Fernando, también un apasionado del fútbol y de su Villarreal.

Un ejemplo de gestión deportiva y económica

El Villarreal CF no es un club cualquiera, de hecho podíamos empezar hablando de una ciudad de poco más de 50.000 habitantes, donde la industria de la cerámica ha dotado a la población de una estabilidad económica que en su justa medida también ha contribuido a contar con un club en la máxima categoría de la “mejor liga del mundo”.

Club castellonense fundado en 1923 por un grupo reducido de villarrealenses aficionados al deporte en general y al fútbol en particular. A día de hoy ostenta un récord en la historia del fútbol profesional, con mayor número de abonados en proporción a los habitantes de su ciudad sede. En la actualidad cuenta con algo más de 19.000 afiliados.

De la mano de la familia Roig, el club ha crecido progresivamente a un ritmo continuo, siendo un club consolidado y con una salud tanto económica como deportiva a reseñar como ejemplo de otras entidades.

Tras su ascenso y posterior descenso en la temporada 1998/1999 el club retorno a 1º división, consiguiendo su mejor clasificación liguera en la temporada 2004/05, lo que le permitió jugar la Liga de Campeones en la siguiente temporada, logrando unas históricas semifinales en la máxima competición europea.

Fuentes: marca.com huffintonpost.es futmadrid.com

Más información:

Etiquetas: , ,