‘La crisis agudiza el ingenio, ¡y de eso tenemos de sobra en este país!’

ideasCon casi seis millones de personas en España sin encontrar trabajo, una de las soluciones parece estar en armarse de valor y hacerse emprendedor. Sin embargo, la mayor dificultad para encontrar subvenciones para hacerlo o la falta de crédito por parte de los bancos hacen cada vez más complicado que los que desean llevar a cabo su proyecto empresarial lo logren.

Pero si hay un sector en el que ser emprendedor es todavía más difícil, ese es el que engloba a los proyectos tecnológicos por la importante inversión inicial que requieren. Aún así, buscándose la vida de diferentes maneras, hay quienes que lo consiguen.

Un banco de imágenes

Kike, Raúl, Jose y David, socios de ClipyooKike, Raúl, Jose y David, socios de Clipyoo

Clipyoo es un ejemplo. Se trata de una plataforma que surge para cubrir una necesidad: optimizar producciones audiovisuales. «A lo mejor filmas diez horas y al final aprovechas diez segundos», cuenta Kike Álvarez, CEO (consejero delegado) de la compañía. Eso no es nada rentable y la idea de esta start up es trasladar los vídeos para que otras televisiones o productoras puedan aprovecharlos.

Uno de los cuatro socios trabajó en una productora y a raíz de ahí no dejó de darle vueltas a cómo sacarle partido a todo lo que grababa. «Iba a Egipto o Turquía, filmaba horas y horas y no se aprovechaban», cuentan, y en realidad «en la mayor parte de los materiales, al menos un 50% es reutilizable«.

Es un banco de imágenes. Ofrece vídeos de aproximadamente ocho o 12 segundos con un sistema de etiquetado. «Hemos buscado que haya variedad«, cuenta el responsable. «Metiendo una palabra clave, o por categorías (deportes, países, naturaleza, entretenimiento…) cada uno encuentra lo que busca».

En realidad ofrece un doble servicio: por un lado está el que quiera entregar su propio material, que ganará una comisión en función de algunos factores como la calidad o la originalidad del vídeo; y, por otro, quien tire de los recursos que pueda encontrar en Clipyoo. Según la compañía, puede «suponer un ahorro del 70% en una producción audiovisual».

Pero ¿cómo obtener financiación? Tras coincidir en un máster y darle vueltas al proyecto, le plantearon la idea a Wayra, la aceleradora de proyectos de Telefónica, hace ahora un año, y resultó ser una de las empresas seleccionadas para su primera edición.»Teníamos claro que merecía la pena, porque entre los cuatro sumábamos mucho conocimiento», asegura Kike. «La idea es suficientemente potente, pero era complicado y tener el respaldo de entidades de cierto nivel ayuda mucho, cualquier apoyo es bueno».

En enero lanzaron el proyecto, y en apenas un mes ya está plenamente operativo. Ahora mismo tienen unos 5.000 vídeos en la plataforma, y cuentan con unas 15 productoras y freelance que ya han subido su material y lo hacen de manera regular. «El número de visitas es alto, con rebotes en función del contenido nuevo».

Pero la ilusión de quienes integran Clipyoo no se queda ahí. Ahora están trabajando con una importante ONG, para elaborar unos spots con los vídeos de su catálogo, que ayuden a trasladar mensajes a la sociedad. Mensajes como el suyo: de optimismo.

Aviones no tripulados

Componentes de Hemav.Componentes de Hemav.

Hemav nació hace más de un año en una libreta en la que sus socios iban aglutinando ideas durante charlas en un bar a la salida de la universidad.

Se trata de un proyecto con gran importancia en Innovación y Desarrollo, por lo que nada más empezar necesitaban una importante inversión. «Esa fue la primera dificultad», cuenta Alex Gomar, uno de los fundadores de Hemav. La start up está compuesta por un grupo muy joven de seis personas, sin ingresos, que a pesar de todo no dudaron en embarcarse en este proyecto.

Lo que salió de aquella libreta es ahora una pequeña compañía que diseña y construye aviones no tripulados para ofrecer servicios dentro del ámbito civil. Aparatos que pueden destinarse por ejemplo a la detección y vigilancia de incendios, al seguimiento de grandes eventos o al control del tráfico en grandes ciudades.

Ante la falta de ingresos y crédito, desde el principio, Alex y su equipo se han ido «apoyando en personas, empresas, o en la Administración Pública» para conseguir hacer volar su idea.

Aún hoy, siguen contemplando inyecciones de capital público y privado para alcanzar sus objetivos. La última, hace apenas unos días cuando se han acercado a la última edición del Salón MiEmpresa, que ofrecía reuniones entre emprendedores y Pymes para encontrar ayuda para gestionar compañías.

En Hemav, saben que con la crisis vienen tiempos «mucho más difíciles», pero se muestran convencidos de que sigue siendo posible «hacer lo que realmente crees«. Eso si, sin la ayuda de la «multitud de personas que nos ha ayudado», solos, «nunca hubiera sido posible», asegura Alex.

Un GPS para interiores

Jorge y Alejandro, socios de BeMee.Jorge y Alejandro, socios de BeMee.

¿Quién no ha perdido el tiempo buscando su coche en un parking porque no recordaba dónde lo había aparcado? Para ayudar con esto y otras cosas, Alejandro y Jorge han desarrollado el primer sistema de localización y navegación en interiores en España. «Es como un GPS, pero bajo techo«, cuenta Jorge García, CEO de BeMee. Permite conocer la posición de las personas u objetes dentro de grandes edificios, donde los satélites no llegan.

Los dos socios de esta compañía se conocieron durante su época universitaria y coincidieron en que querían un futuro profesional en el que lo importante fueran sus propias ideas y no trabajar bajo la supervisión de un jefe.

«Como toda start up, los comienzos son muy complicados, muchas horas de desarrollo, muchos litros de café y muchos viajes y charlas», recuerda Jorge. Al principio «no hubo suerte y decidimos jugárnosla. Nos pasamos dos años encerrados invirtiendo nuestros ahorros y pidiendo ayuda a la gente de nuestro alrededor».

No les salió mal la partida, y ahora ya son seis trabajadores y han llevado a BeMee a ganar varios premios a nivel nacional y europeo.

«Tenemos varios proyectos pequeños», explica, y un par de apps en el mercado (con la última pretenden «revolucionar la forma en la que salimos de compras»), pero estos chicos están convencidos de que todavía «queda mucho por aprovechar».

Jorge, después de todo, anima a lanzarse a emprender como una vía para sobrevivir a los malos tiempos. «La crisis agudiza el ingenio, ¡y de eso tenemos de sobra en este país!«.

Fuente: Elmundo.es (4/3/13)