La misteriosa donación millonaria para hacer test masivos

En Estados Unidos es habitual que un millonario done una fortuna a la universidad que le formó y que le sirvió de trampolín para triunfar, pero en España esa filantropía rara vez funciona. Y más si, como el caso de esta historia de generosidad en tiempos de pandemia, el donante no estudió allí. Por eso el pasado viernes la sorpresa fue mayúscula en el rectorado de la Universidad de Castilla-La Mancha, cuando se descubrió que alguien había ingresado un millón de euros en la cuenta de su programa extraordinario de mecenazgo #UCLMcontraCOVID19.

Miguel Ángel Collado, rector de Castilla-La Mancha, cuenta que en principio pensaron que podía tratarse de un error, “que alguien se hubiese equivocado con los ceros”. Jamás, en sus 35 años de historia, la institución ha recibido una aportación de ese calibre. La espera se hizo interminable, porque el donante cuenta con 24 horas para echarse atrás y el fin de semana se coló entre medias. Pero, por fin el lunes, el rectorado confirmó en el banco que no había ningún malentendido y que el ingreso se había hecho desde el exterior. La donante -se supo entonces que era una mujer- no quiere salir del anonimato, así que la universidad habló este martes con su representante. “Lo ha hecho por agradecimiento a España”, transmitió su delegado.

En dos semanas y hasta el pasado viernes, la universidad había recaudado 103.000 euros en 754 aportaciones para luchar contra la covid-19, el 80% de ellas donaciones de sus profesores y personal de administración y servicios. Una partida que se va a destinar a elaborar respiradores artificiales, la impresión en 3D de material sanitario y pruebas diagnósticas de la covid-19. Pero el millón de euros inesperado permite ahora a la Universidad de Castilla-La Mancha ser mucho más ambiciosa en sus planes. Comprará robots de extracción de ácidos nucleicos que instalará en el Centro Regional de Investigaciones Biomédicas del campus de Albacete. Toca estos días tantear el mercado.

“Hemos estado haciendo una serie de técnicas moleculares para apoyar lo que hacían los hospitales de la región en diagnóstico bajo el paraguas de los servicios de microbiología clínica de los hospitales”, cuenta Collado, catedrático de Derecho Financiero y Tributario. “Ahora queremos hacer dos tipos de test: moleculares, con PCR, y de serodiagnóstico de anticuerpos en apoyo a los servicios de microbiología”, relata orgulloso. En principio trabajarán para los centros hospitalarios de la región. Desde la semana pasada la universidad cuenta con la validación del Instituto Carlos III de Madrid para hacer test en sus instalaciones.

“Y gracias a los técnicos y los robots podremos participar en proyectos de vacunas, antivirales y estudios de seroprevalencia”, prosigue Collado. La universidad ha iniciado un procedimiento de emergencia y en menos de un mes, por ley, los robots tienen que estar funcionando. Castilla-La Mancha es una de las regiones españolas más afectadas por la covid-19. El registro de este martes cifraba en 1.422 los pacientes hospitalizados ese día, 54 los fallecimientos y 249 los nuevos casos.

Las universidades norteamericanas agasajan al donante bautizando con su nombre una sala de lectura, una biblioteca o incluso una facultad, según la magnitud del regalo. Pero no ocurrirá en Castilla-La Mancha, donde lo único que se sabe es que la mujer está muy satisfecha del destino de su millón de euros.

Fuente: Elpais.com (21/4/20) Pixabay.com