Los hogares propietarios de su vivienda tienen hasta un 45% más de renta que las familias que viven de alquiler

Los hogares que residen en una vivienda en propiedad tienen una renta sustancialmente mayor a la de aquellos que viven en régimen de alquiler. En concreto, hasta un 45%. Y no sólo eso, sino que estas familias que optan o, en muchos casos, se ven obligadas a optar por alquilar se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad económica. La razón: no cuentan con el efecto amortiguador que ejercen las viviendas propias y que se evidenció, por ejemplo, en la Gran Recesión.

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) constata esta situación en el documento Régimen de tenencia de la vivienda habitual y desigualdad de la renta de los hogares españoles, que ayer publicó, y en el que analiza el periodo 2008-2018, esto es, justo cuando comenzó la mencionada crisis y hasta que se produjo una recuperación completa. «El elevado peso relativo de la propiedad frente al alquiler existente en España ha contribuido a amortiguar de forma notable el impacto negativo del ciclo económico sobre la distribución de la renta», se expone en este texto, «suavizando las pérdidas de bienestar al contrarrestar la mayor volatilidad de los ingresos monetarios, especialmente en los hogares propietarios con menor renta».

Sin embargo, esto ha cambiado de manera muy importante. Ante «la presencia cada vez mayor entre los nuevos hogares [opción de dos de cada tres nuevos hogares]» del régimen de arrendamiento, «paralela a un peso también creciente en la renta de los gastos de alquiler, es previsible que este efecto amortiguador de la desigualdad asociado con la propiedad vaya reduciéndose de forma sustancial», explica Fedea. Y es que «alrededor de dos tercios [64,7%] de los nuevos hogares creados habría accedido a la vivienda en régimen de alquiler, haciéndolo el tercio restante [35,3%] a través del régimen de propiedad», subraya el informe.

En este cambio de tendencia es básico el endurecimiento de las condiciones para acceder a una hipotecas, lo que empuja o incluso expulsa a los jóvenes al mercado del alquiler. «Las exigentes condiciones económicas de acceso a la vivienda, especialmente para los jóvenes, nos lleva a suponer que una parte muy importante de los nuevos hogares acceden a su primera vivienda en régimen de alquiler», señala Javier Ballesteros y Jorge Onrubia, autores del trabajo.

El texto apunta también que, si se observan sólo los hogares en propiedad, «aparece otro cambio significativo»: «El número de hogares que tenía pagada totalmente su vivienda habitual aumentó en un 13% respecto de 2008, mientras que el número de los que mantienen deudas vivas por su adquisición cayó un 12,2%». Esto es, que hay menos familias hipotecadas, ya que unas han terminado de abonar sus créditos y otras no pueden acceder a uno para comprar una vivienda.

«Los hogares con vivienda en propiedad son cada vez más maduros, mayores, y los jóvenes pesan menos. Además, en el total de los hogares con vivienda en propiedad el pago de los intereses en las hipotecas es cada vez menor, lo que evidencia que las hipotecas no son recientes. Y de forma paralela a todo ello, el alquiler medio ha ido subiendo», resume el propio Onrubia en conversación con EL MUNDO.

Todo esto conecta y, al mismo tiempo, retroalimenta las notables diferencias en términos de renta ya apuntadas. «A lo largo de todo el periodo analizado, la renta media de los hogares propietarios de su vivienda habitual, en todas sus definiciones (renta bruta, renta disponible, tanto si se tienen en cuenta o no las economías de escala asociadas con el tamaño del hogar) y para todo el periodo analizado, es superior, entre un 30% y un 45%, a la renta de los hogares que viven en régimen de alquiler», estima el informe de Fedea.

Fuente: elmundo.es (15/11/22) pixabay.com

Sobre Tarraco 4402 artículos
Asesoría de empresas Gestoría Tarragona