¿Quién inventó el Super Glue?

El popular pegamento Super Glue, extremadamente estable, fue inventado accidentalmente en 1942 por Harry Coover. Nacido en Newark, en Delaware (EE UU), el 6 de marzo de 1919, empezó a trabajar como químico en la compañía Eastman-Kodak, en Nueva York. En la II Guerra Mundial trabajó con cianoacrilatos buscando un material transparente adecuado para las miras plásticas de los fusiles. Y fue entonces cuando se topó con un material muy pegajoso, el cianocrilato de metilo, con el que era casi imposible trabajar porque se adhería a todo.


Coover volvió a encontrarse con el mismo material nueve años más tarde, y fue entonces cuando se hizo consciente de que acababa de descubrir un nuevo tipo de adhesivo que no necesitaba presión ni calor, porque se activaba al entrar en contacto con cantidades de agua ínfimas, por ejemplo la capa de humedad que cubre todas las cosas de manera natural. Kodak sacó a la venta la primera versión del Super Glue en 1958. Y en la guerra de Vietnam incluso se usó el Super Glue para pegar tejido humano sin necesidad de puntos.

¿Por qué el pegamento no se pega  a las paredes del tubo?

La razón por la que los pegamentos no se quedan adheridos a las paredes del tubo que los contiene se halla en la misma composición química de las sustancias adhesivas. Efectivamente, los pegamentos no son otra cosa que monómeros de cianoacrilato, una sustancia que necesita entrar en contacto con el agua de la atmósfera u otra sustancia rica en hidrógeno para sufrir la polimerización. Gracias a este fenómeno, el pegamento es capaz de unir dos superficies. Por otro lado, los tubos de pegamento también contienen oxígeno en forma de aire seco, lo que inhibe la reacción de polimerización.

Fuente: Muy interesante